Un paseo por León, La Catedral ( quinta parte )

paseo_vidrieras

Un paseo por León, La Catedral (quinta parte), es otro de los artículos con los que nuestro viajero llega a la ciudad y va descubriendo todos sus rincones, y nosotros los repasamos con él.

Un paseo por León y por el interior de la Catedral

Toda esa multitud en piedra de apóstoles, evangelistas, así como Santos, profetas, presidido por el tema mariano de la Virgen Blanca, es la mejor invitación al ingreso en el templo, y admirar su magnífico es exterior.

Aquí en el interior, en estas vidrieras que han sido la admiración de los hombres a lo largo de los siglos, encontramos lo que sin miedo a exagerar puede decirse que es el mejor resumen de la concepción del mundo, de los conceptos filosóficos, teológicos y matemáticos del Medievo.

Se conjuntan aquí, en una expresión significativa y total, arquitectura y vidrio, piedra y color. El resultado es un arte luinoso, esbelto, una sensación de ingrávida plenitud.

De auténtico microcosmos puede considerarse este conjunto, que está presidido por la figura en vidrio de la bendición de Dios Creador en la roseta central de la parte alta del ábside.

De tres partes consta la temática desarrollada en las vidrieras. La parte baja de la nave central representa motivos vegetales, típicos todos ellos de la región leonesa:roble, encina, vid…

La segunda parte o triforio representa temas heráldicos, y la tercera o parte alta, grandes ventanales con la figuración de santos, reyes, profetas.

Estas partes hacen relación a este mundo, así como las dos primeras ( el reino vegetal y el dominio del hombre sobre la tierra), y la tercera, la de grandes ventanales, al mundo celeste.

Todo ello bajo el amparo de las bóvedas, símbolos de la otra bóveda celeste y a la par de la misericordia divina, según la concepción medieval.

La vidriera de la catedral leonesa no tiene parangón con ninguna otra, exceptuando tal vez el conjunto de Chartres. Más su cronología presenta serias dificultades, puesto que faltan estudios sistemáticos y en profundidad sobre las mismas, ya que los existentes son en su mayor parte carentes de método científico.