Una residencia de ancianos en el punto de mira por maltrato a los residentes

Una residencia de ancianos en el punto de mira por maltrato a los residentes

- in Nacional
residencia_ancianos

Una residencia de ancianos en el punto de mira por maltrato a los residentes, después de que los familiares denunciasen con documentos gráficos el estado de dejadez de los residentes.

Después de que las fotos de estos ancianos salieron a la luz y que los familiares vieron el estado físico tan deteriorado de muchos de ellos, la justicia ha decidido tomar cartas en el asunto.

Incluso el hijo de una de las internas, ha declarado a un programa de televisión que su madre sufrió abusos sexuales durante cuatro años por los trabajadores de la residencia de Lliria, en Valencia.

Carlos, relata en una entrevista concedida a un programa matinal que los presuntos abusos que sufrió su madre, han llevado a la cárcel a una persona que está en prisión preventiva a la espera de juicio.

Indica que hace más o menos un año, la policía judicial les llamó por teléfono para explicar a la familia que había una investigación abierta. Por su parte, Carlos comenta que llevaban un año transmitiendo quejas a la dirección de la residencia.

La residencia de ancianos de Llíria, Domus VI niega los hechos

La familia no estaba conforme con la alimentación, el aseo personal de su madre, y el estado general de las estancias de la residencia entre otras cuestiones, por lo que solicitaron plaza en otro lugar.

Mientras se la concedían, la familia decidió no denunciar a la residencia por si tomaban represalias en contra de su madre, porque es una persona que no se puede defender, ya que padece demencia senil.

Según comenta Carlos, los presuntos abusos son continuados desde hace cuatro años, según han declarado algunos trabajadores del centro, y así se lo trasladó la policía judicial a la familia.

La anciana agredida está ya en otra residencia de ancianos, y cada vez que un hombre intenta cambiar su pañal, la mujer reacciona de un modo violento ya que no quiere que ningún trabajador se acerque.

Pero además, su madre pesaba tan solo 40 Kg cuando abandonó este centro, aunque la explicación que daban a la familia, era que este deterioro físico se debía a su enfermedad, y no a la mala alimentación.

En la nueva residencia de ancianos donde ahora está viviendo esta señora, según explica su hijo, ha aumentado en tan solo diez dias, 10 Kg de peso, y su estado general es mucho mejor.

You may also like

La Laguna grande o el Lago de Babia, un lugar perfecto para desconectar del tiempo

La Laguna grande o el Lago de Babia