El espectacular video de Boñar, sus rincones y sus gentes

Bajo el lema «Todo Saldrá Bien» el Ayuntamiento de Boñar ha querido promocionar su tierra y sus espectaculares rincones.

El vídeo salió a la luz hace dos meses, en pleno confinamiento en la provincia de León. El objetivo era animar a sus ciudadanos. Ya que como dicen en el propio vídeo, «Boñar puede esperar, por ti, por todos».

Todo Saldrá Bien

Publicada por Boñar Turismo en Sábado, 18 de abril de 2020

Los rincones de Boñar

Boñar es un municipio y localidad, con la categoría histórica de villa, al norte de la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León, España.

Este pueblo leonés se encuentra en el eje subcantábrico CL-626, que ha sido mejorado a su paso por Boñar con la construcción de una variante. Boñar es origen también de las carreteras CL-624 y LE-331 y el principal núcleo de población en la entrada desde la meseta a la estación de esquí de San Isidro.

Parte del territorio municipal se incluye en el Parque Regional de los Picos de Europa. En la parte boñaresa del citado parque, que se constituye como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), se pueden encontrar especies diversas, tanto vegetales como animales tales como: el pino, el roble, el chopo, el acebo, el buitre, el águila, el ciervo, el corzo, el jabalí, el lobo, el oso, la trucha, la ardilla, y el urogallo.

El Maragato

Figura humana de madera situada en la torre de la iglesia junto a las campanas, haciendo el efecto de tocarlas y hacerlas sonar. Fue creado por un carpintero de la villa, Desiderio Cañón.

El Negrillón

Este tronco de árbol, pese a estar los últimos años muerto y seco, es el símbolo de la Villa de Boñar. Bien conservados sus restos hasta su derrumbamiento en la plaza de su mismo nombre, es decir, en la plaza del Negrillón, la historia del mismo parece arrancar en el siglo XVI. Gracias a las podas y los cuidados llegó a ser alto y robusto.

En los años setenta, la grafiosis se pone de manifiesto en la península ibérica atancándole; a pesar de que se le aplicaron diversos tratamientos curativos vía radicular, no se logró su recuperación, quedando el tronco un par de ramas anchas. El 5 de enero de 2016 Boñar pierde un símbolo, el árbol cae al suelo.