El presunto terrorista detenido en Barcelona está vinculado a una cédula de la cárcel de Mansilla en León

policia nacional

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer en la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet a un individuo, marroquí de 30 años de edad, por su presunta participación en los delitos de integración en organización terrorista y tráfico de drogas. La detención se ha materializado gracias a una Orden Internacional de Detención emitida por Marruecos y con la colaboración de la Diréction Général de la Surveillance du Territoire (DGST).

El arrestado huyó a Tanger en septiembre de 2018 al tener conocimiento de la desarticulación, por parte de las autoridades marroquíes, de la célula yihadista de la que formaba parte.

Tras su fuga logró entrar de manera clandestina en nuestro país y se ocultó en la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet

Esta persona contaba con antecedentes por delitos relacionados con el terrorismo yihadista en su país de origen y en 2012 intentó desplazarse a Siria para hacer la yihad.

La estructura terrorista de la que formaba parte se dedicaba a la financiación de actividades yihadistas por medio de la comisión de delitos comunes y tráfico de estupefacientes. El análisis de la información realizado por parte de los investigadores de la Comisaría General de Información permitió conocer que el detenido había accedido de forma ilegal a suelo nacional a finales del pasado año.

Aunque M.E.M.J adoptaba en sus movimientos y comunicaciones numerosas medidas de seguridad para evitar ser detectado, los agentes de la Policía Nacional consiguieron seguir sus pasos en nuestro país y detener a este individuo en la citada localidad barcelonesa donde se ocultaba. El domicilio donde residía fue registrado por los investigadores.

La operación ha sido dirigida por el Juzgado Central de Instrucción numero tres y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Antecedentes por terrorismo en su país de origen

M.E.M.J había sido detenido con anterioridad en Marruecos por su integración en un grupo dedicado a facilitar el desplazamiento de combatientes a la zona sirio-irakí.

Asimismo, en 2012 el ahora detenido en nuestro país tomó la determinación de desplazarse a Siria para llevar a cabo la yihad, hechos por los que cumplió condena en Marruecos.

Esta detención se enmarca en la estrategia impulsada por la Comisaría General de Información de la lucha contra el terrorismo yihadista. Una muestra de cómo abordar un fenómeno delictivo global que requiere un esfuerzo que trasciende las fronteras y exige una sólida cooperación policial internacional, como la existente entre España y Marruecos.

Esta operación enlaza con la investigación llevada a cabo por la Brigada Provincial de Madrid, en la que cinco reclusos de nacionalidad marroquí, fueron señalados como integrantes de un grupo terrorista que operaba desde los Centros Penitenciarios de Mansilla de las Mulas en León y Madrid III (Valdemoro).