La receta de las Orejas de Carnaval de la abuela leonesa

orejas de carnaval

Esta es la receta con todos los ingredientes y paso a paso de las Orejas de Carnaval de la abuela leonesa. La receta la envía una abuela de León para podamos disfrutar de un delicioso postre casero durante estas fechas que se avecinan.

¿De dónde vienen las Orejas de Carnaval?

Las orejas son uno de los postres típicos de los días de Carnaval y que se arrastran incluso hasta la Semana Santa. Son un delicioso postre que suele estar en muchas casas de cualquier provincia a pesar de ser típico de Galicia junto con las Flores de Carnaval.

Sin embargo, esto no quiere decir que en León las Orejas no tengan su  propia y deliciosa secreta.

Ingredientes para nuestras orejas de Carnaval Leonesas

  • La ralladura de naranja
  • 100 gramos de mantequilla
  • 2 huevos pequeños
  • 5 gramos de sal
  • 50 mililitros de anís 
  • 500 gramos de harina trigo común
  • 120 gramos de azúcar glass
  • 200 mililitros de agua templada
  • Azúcar glass para espolvorear
  • Aceite de oliva extra virgen

Elaboración de las Orejas de Carnaval al estilo de la abuela leonesa

  1. Se lava naranja.
  2.  Rallamos la naranja y la dejamos guardada.
  3. En un recipiente de buen tamaño, echamos agua templada, un trozo de mantequilla pero debe estar ya derretida, la ralladura de una naranja que previamente hemos guardado, un pellizquito de sal fina, el azúcar, anís y los huevos.
  4. Se bate todo hasta que no queden grumos. Es muy importante que como si fuese una crema sin grumos.
  5. El es momento de añadir en nuestra mezcla, la harina de trigo pero muy lentamente y mezclándola. Yo suelo hacerlo con unas varillas de metal pero se puede ir mezclando con una cuchara de madera aunque es más cansado.
  6. Una vez la masa se haga pastosa, hay que mover ésta con las manos, hay que amasarla hasta que quede una única masa y ésta sea manejable.
  7. Ahora viene lo más importante y donde reside el secreto de las orejas caseras. El reposo. La masa debe reposar al menos tres horas a temperatura ambiente. Si se tiene mucha prisa, se pude meter en el frigorífico y con una hora sería suficiente pero no queda igual.
  8. La masa sobrante se puede congelar en un tupper cerrado para que no coja olores.

El estirado de las Orejas de la Abuela

  1. Cogemos porciones de la masa de dos centímetros, del tamaño de una nuez. La aplastamos un poco y después estiramos con un rodillo o una botella de cristal el trozo aplastado. Todo ello sobre una superficie plana como una tabla de madera o la propia encimera de la cocina. Es recomendable manchar un poco el rodillo con aceite de oliva y así será más sencillo estirar las masas pero lo que no se debe hacer nunca es emplear harina aunque la masa se pegue. Es preferible manchar un poquito la encimera o madera con aceite de oliva pero no empelar harina.
  2. Las orejas deben quedar muy muy finas, como una hoja de papel. Si quedan gruesas, quedarán pastosas en la boca y no estarán bien.
  3. El tamaño que a mí me gusta suele ser de 17 centímetros por 10 centímetros pero también esto va en el gusto.
  4. En cuanto a la forma que vamos a dar a nuestras orejas, es también muy personal. Yo suelo plegar un lateral y enroscándolo un poco.

La fritura de nuestras Orejas

  1. Calentamos una sartén grande con abundante aceite de oliva virgen extra a fuego medio.
  2. Para comprobar que el aceite está caliente, colocamos un trozo de masa en el aceite y cuando se dore un poco, ya estará lista para ir friendo.
  3. Empezamos a freír las orejas por ambos lados hasta que se doren.
  4. Una vez estén listas, se sacan y colocan en un recipiente pero sobre una servilleta o papel de cocina para que se absorba el aceite y no queden aceitosas.
  5. Es importante hacerlo rápido y controlar que el aceite no se queme para que las orejas no se quemen, queden huecas y crujientes.
  6. Antes de que se enfríen se debe espolvorear el azúcar glass. La cantidad es al gusto.
  7. Finalmente se deja enfrían a temperatura ambiente.
Receta de Iso. Rodríguez.

La Termomix