Las consecuencias del granizo obligan a Valderas a pedir la zona catastrófica

La tormenta del pasado 8 de julio según los testigos, fue monumental. Entre los fenómenos que se dieron, hubo rachas de viento muy fuertes, lluvia muy intensa e incluso se produjo un pequeño tornado. Después de la tormenta siempre llega la calma aunque en esta ocasión no fue así. Los efectos del temporal, trajeron desazón entre los vecinos, viendo como sus cultivos estaban destrozados, las calles llenas de barro y muros caídos, como los del cementerio. Había habido muchas otras tormentas en la localidad pero ninguna como esta.

Por todo ello, el Ayuntamiento de Valderas, en un pleno celebrado, han aprobado por unanimidad la solicitud a las administraciones de la declaración de zona catastrófica en el municipio.

Según afirma Agustín Lobato, alcalde de Valderas, «La zona quedó gravemente afectada por las circunstancias climatológicas. Maíz, forraje, cereales, viñedos… Son muchos los que en Valderas viven del campo y prácticamente podríamos decir que la mitad de la población se ha visto afectada por esta catástrofe».

La corporación municipal aspira a que tanto la Diputación de León como la Junta se unan a la declaración de zona catastrófica en la region para poder tener acceso a un conjunto de «facilidades» cuando «la posible concesión de créditos blandos a agricultores y empresas favorezcan la subsistencia tras estos daños en la producción agrícola».

El regidor indica además que con esta solicitud en la que se declara zona afectada por fenómenos climatológicos singulares se pueden solicitar al Estado «avales para créditos, moratorias o préstamos concedidos para la modernización agraria así como la reducción de franquicias de seguros agrarios y ganaderos y asesoramiento técnico y jurídico»