Ante un aumento de la morosidad, ¿cómo reclamar facturas pendientes?

Las empresas de nuestro país vuelven a apreciar un incremento en la morosidad en el cobro de facturas emitidas a sus clientes. La situación derivada por el cierre de negocios por la crisis del COVID-19 ha sido solo la gota que ha colmado el vaso. Y es que miles de autónomos y pymes están encontrando dificultades para cobrar sus facturas.

La legislación vigente para la facturación de servicios es muy clara en cuanto al procedimiento que una empresa debe seguir ante el impago de una factura. Así que si necesitas reclamar facturas pendientes, tan solo tienes que seguir los pasos que se muestran a continuación.

Pasos para reclamar facturas impagadas

Reclamación al cliente

En primer lugar hay que ponerse en contacto con el cliente que experimenta el retraso en el pago de la factura para reclamar el abono de la misma. Podemos ser insistentes, pero sin perder la calma.

Lo ideal es hacer una primera reclamación mediante una carta certificada con acuse de recibo o un burofax en el que se ofrezca un plazo determinado (p. ej. 10 días) para que abone la factura. En esta carta debemos indicar una advertencia: la posibilidad de ejercer acciones judiciales para el cobro de la misma si no la paga de forma voluntaria.

Procedimiento monitorio

Si no se consigue el cobro de la factura pendiente por la vía amistosa, el siguiente paso es demandar al cliente moroso a través del procedimiento monitorio. Deberás ir a un juzgado y rellenar un documento impreso adjuntando los documentos que justifican la deuda (facturas, albaranes, entre otros).

El Juzgado exigirá al moroso el pago de la deuda en un plazo de 20 días o su comparecencia para que explique el motivo de su impago. Si no hace nada de esto, el juzgado puede embargar al deudor. Si esta vía no funciona, tendrás que recurrir a la demanda ordinaria contra el deudor.

Demanda ordinaria

Para este proceso vas a necesitar abogado y procurador, probar la existencia de la deuda y ganar al deudor. Hay que valorar bien esta opción, ya que si pierdes, te verías obligado a hacer frente a los costes, lo que te puede salir más caro que recuperar el pago de la factura impagada.

Empresas de gestión de cobro y recobro

Las empresas de gestión de cobros —tipo el cobrador del frac— usan técnicas más o menos agresivas para que el cliente moroso pague finalmente la factura. Son efectivas pero su coste también suele ser elevado, además de que no se garantizan resultados. Las empresas de recobro compran tus facturas impagadas pagando un porcentaje de las mismas y son ellas las que asumen si la empresa paga o no la factura finalmente. Solo recuperas un porcentaje, pero es mejor que no cobrar nada.

Estos son los procedimientos que puedes utilizar para intentar cobrar facturas impagadas por parte de clientes morosos. Aunque siempre se debe comenzar con un requerimiento amistoso, recuerda que existen instrumentos legales y empresas que te ayudarán a cobrar el dinero que te corresponde.