Doña Sofía vuelven a estar en el ojo del huracán tras sus errores

Doña Sofía vuelve a estar en el ojo del huracán de la Casa Real. Los españoles repasan el libro de Jaime Peñafiel sobre Reina Emérita con Los ochenta años de Sofía, del que El Mundo ha publicado un capítulo que deja claro que en el texto va a haber mucha leña que cortar.

Entre otras cosas deja caer que «aunque no tiene corazón de acero» la madre de Felipe VI «difícilmente deja adivinar sus sentimientos» aunque el experto en Casa Real piensa que, después de eso, «ocurre, tan solo, de puertas hacia afuera. Porque en su hogar, en La Zarzuela, los problemas de su vida, como le ocurre a cualquier mujer, sí que deben de afectar a la convivencia y a la estabilidad emocional incluso con sus más directos colaboradores y el servicio».

En este punto dice saber, además, que «por testimonios personales de quienes han trabajado para ella que no es una patrona difícil y se muestra bastante humana en las relaciones con la gente y con quienes la sirven». Sin embargo, «aunque practica la regla de oro de la Familia Real británica. «¡Por amor de Dios, nunca delante del servicio!», ha habido situaciones en las que el carácter heredado de su madre ha dejado, por ejemplo, algún que otro «cadáver».

Doña Sofía y sus múltiples errores

El libro, en conclusión, narra los momentos en los que Doña Sofía pese a ser muy querida por los españoles, metió la pata.

1. Haber perdonado excesivas veces las numerosas infidelidades del Rey, Don Juan Carlos I.

2. Haber tolerado los malos modos que el Rey, públicamente, ha infringido sobre ella.

3. No haberse divorciado en su momento.

4. Aquella huida a La India con sus hijos, para llorar en el hombro de su madre.

5. El haber educado mal a sus hijos, siendo su responsabilidad.

6. El apoyo incondicional a su hijo, por encima del Rey emérito Juan Carlos.

7. Haber aceptado la ‘plebeyización’ de la monarquía con la boda de Felipe y Letizia.

8. Haber amparado y protegido la boda, cuando la primera decisión del Rey Juan Carlos fue no autorizarla. La actual situación de la familia, demuestra que ha sido un error.

Doña Sofía muy cercana a Iñaki Urdangarin

9. Haber intentado ayudar, inútilmente a Letizia, para que el matrimonio funcionara cuando, como se ve en demasiadas ocasiones, no funciona.

10. Haber defendido siempre a Iñaki Urdangarin por aquello de que es «un chico bueno, bueno, buenísimo y con un gran fondo moral».

11. Haber viajado a Washington en pleno escándalo para respaldar a la Infanta Cristina y a su marido.

12. Además, en la portada del Hola, posando con su hija y yerno, apartado ya éste de la Familia, por conducta no adecuada.

13. No solo permitir sino acompañar a Iñaki a visitar al Rey, tras el accidente de Botsuana.

14. Permitir la presencia del yerno en La Zarzuela el día de Nochebuena, sabiendo la situación entre éste y su hijo Felipe VI.

15. Viajar a Ginebra para ver a los Urdangarin, de manera pública y no haberlo de forma discreta.

16. Haber antepuesto el papel de madre y abuela al de Reina, contradiciendo lo que siempre dijo: «Mi vida, es la vida del Rey. No tengo otra vida. Yo no tengo un estatus propio como Reina. El Rey es él. Lo mío es ayudar, lo mío es servir».

17. El apoyo público a su hija Cristina, sin tener en cuenta el daño que estaba haciendo a la Institución, al Rey y a la Familia Real y su deseo de mantener, si no unida, al menos reunida a la familia.

18. Haber aceptado participar en los ‘paripés’ a la puerta del hospital, después del violento y grave incidente de la catedral y en el mercado de Palma, sin soltar la manita de su nieta, la princesa Leonor que la había rechazado.