Todo comenzó cuando una llamada al 091 alerta de que un hombre habría atacado con un hacha a otro que se encontraba en el interior de un vehículo, rompiendo la ventanilla y causando otros daños en el mismo.
Los hechos ocurrieron en Las Palmas.
Varios agentes llegan al lugar y localizan al varón que caminaba, con el hacha todavía en la mano, a escasos metros de donde se había producido el suceso. Los policías le ordenaron en repetidas ocasiones que depusiera su actitud, pero en lugar de obedecer, el hombre avanzó hacia los agentes sin soltar el arma en ningún momento.

El hombre trató de agredir a uno de los agentes, que pudo esquivarlo. En un momento dado, otro policía aprovechando un momento de descuido del agresor, consiguió arrebatarle el arma y finalmente fue reducirlo.
El detenido fue sido trasladado a un centro médico y posteriormente derivado para ser asistido por facultativos especialistas en psiquiatría.