Inicio Curiosidades First Dates: el momento más guarro de la historia

First Dates: el momento más guarro de la historia

First Dates protagoniza el momento más guarro de la historia de su programa.

Silvia, tatuadora alicantina de 27 años, nos dejó a todos con la boca abierta. “Mi almeja está ahora mismo así…, pero puede que si te lo curras un  poquito… ¡Plin!” y en ese momento abre una almeja que tenía en el plato.

Se hace llamar “La Gitana Satánica” y frente a ella,  Rubén, un chico de 26 años, de estética heavy y que sin ningún pudor le seguía el juego.

La cosa empezó al poco de iniciar el contacto. Silvia lanzó un estrepitoso eructo y dejó claro que sentía debilidad por “las travestis cubanas heavies”.

Y en ese momento llegó la camarera rusa del programa, Yulia Demoss, con unas almejas.

Y con los bichitos llegó la fiesta de dos rombos:

SilviaA ver si quieres chupar alguna (almeja).

Rubén. Jajajajajajajaja

SilviaLa más gorda. ¿Es una indirecta?

Rubén. ¡Tú qué crees! Pues sí. Pero es que me miras con esa cara…

– Silvia. De curiosona…

RubénY cualquiera diría que estás desesperada…

– Silvia. Estoy desesperada… pero por irme a mi casa.

– Rubén. (Deja la concha de la almeja en el plato de ella).

– Silvia. Y me la dejas en el plato… ¿Qué desfachatez es esa?

El chaval parecía encantado: “Está más en el bando descarado que en el femenino, pero tiene un encanto que no todos pueden llegar a apreciar“, aseguró Rubén.

Llegó el cénit de la noche. Silvia cogió una almeja cerrada y, con un cuchillito, la abrió sugiriendo a su cita la siguiente escena:

-Silvia. Mi almeja ahora mismo está así…

– Rubén. Cerrá

– Silvia. Pero puede que si te lo curras un poquito… ¡Plin! (abre la almeja) menos mal que no está vacía...

– Rubén. ¿Es una indirecta?

– Silvia. Tú qué eres… ¿Tó pulpaco?

– Rubén. ¡Hombre, por favor…!

– Silvia. Mira lo que gotea aquí… justo.

– Rubén. ¿Está bueno?

– Silvia. Tú sí que estás bueno… de espaldas

– Rubén. Vale, y a cuatro patas contra la pared.

Durante la cena las risas estuvieron presentes, pero ¿habría saltado la chispa?

“No tendría una segunda cita con Rubén porque somos más colegas de oficio y beneficio, y de golfeo y cachondeo… pegamos como supercolegas pero no como pareja”, argumentó ella, ante el gesto afirmativo de él, que apostillo que “para tomar unas birras…”.