Inicio Portada El Valle de Sabero pierde a la querida Nieves

El Valle de Sabero pierde a la querida Nieves

Nieves. Foto: Kubala

La querida Nieves, hermana de Fernando, ha fallecido el pasado domingo a los 84 años de edad, su funeral tendrá lugar este martes a las doce de la mañana en la Iglesia de Sabero.

Nieves y Fernando más conocidos como “los Tocineros”, tienen sus raíces en Canseco, pueblo que vio nacer a su bisabuelo, hombre que todos los años en el transcurso del invierno se acercaba por Sabero a vender el producto de su matanza, “el tocino”, y ganar así unos reales para su familia.

Sus idas y venidas hicieron que su abuelo Manuel Fernández Álvarez decidiese afincarse en Sabero y fundar un floreciente negocio de artículos de ultramar. La venta de comestibles, madreñas y alpargatas, junto con algún que otro campano de vino, permitía mantener a la familia.

La tienda de Nieves y Fernando.

Pedro Fernández Gutiérrez, junto con su mujer Feliciana de la Verdura, tomaron el relevo del negocio en 1.927.

El progresivo aumento de la minería y el consiguiente aumento poblacional que vivió el valle permitieron que la tienda de ultramarinos y la pensión aumentaran sus beneficios, todo ello en estrecha relación con la buena fama que la señora Feliciana tenía como persona y como cocinera.

Llegada la guerra civil, el negocio bajó estrepitosamente a pesar de que el señor Pedro se mantuvo al margen de toda práctica política. Salir adelante fue difícil, pero se consiguió; un trabajo diario constante y duro logró la continuidad de “La Tienda de Pedrón”.

Con el paso del tiempo el negocio se amplió fundándose en el cuarenta y ocho la “Funeraria San Pedro”; el primer coche, una “decauve”, no llegaría hasta el cincuenta y ocho.

Con el fallecimiento de Pedrón, en 1.963 se hicieron cargo de la empresa familiar sus tres hijos, los que fundaron las nuevas y actuales instalaciones. Aparte del amplísimo comercio, se anexionó un local para dedicarlo a corresponsalía del Banco Central, la entidad abriría con unas doscientas cartillas y hasta 1.978 no adquiría la categoría de sucursal al trasladarse las oficinas que actualmente tienen en la Avenida del 10 de Enero.

Nieves y Fernando en su homenaje por parte de la Guardia Civil.

Los hermanos Fernández de la Verdura supieron continuar con la tradición heredada y dirigir el negocio de manera envidiable.

Esta familia también es muy querida por muchos agentes de la Guardia Civil, los cuales ridieron hace unos años un homenaje sorpresa a estos hermanos.

“El homenaje fue a traición. Nos llamaron y nos dijeron si podíamos acudir a una reunión de amigos en Cistierna y allí fuimos. Al entrar en el local, no podíamos creer lo que estábamos viendo. No menos de ochenta guardias civiles y familiares reunidos allí y todos ellos aplaudiéndonos”.

“Todo fue muy emocionante. El homenaje nos lo dieron por la amistad, colaboración, hermanamiento y servicios prestados desinteresadamente durante tres generaciones. Ya nuestro abuelo, Manuel Fernández, tenía mucha amistad con los guardias y les daba cobijo cuando venían en pareja y con el frío del invierno. Te estamos hablando del año 1896. También nuestro padre, Pedro Fernández Gutiérrez, mantuvo unas muy buenas relaciones con todos los guardias que pasaron por Sabero. Y ahora nos ha tocado a nosotros seguir con la tradición”.

Mientras hablan de sus recuerdos pasados, no pueden evitar hacer referencia, una y otra vez, al momento que les tocó vivir en el Hotel “El Cruce” de Cistierna.

– “Se me puso una cosa aquí… Yo no podía hablar, me dieron ganas de llorar, tú sabes lo que es ver a tantos guardias que han pasado por aquí reunidos para ese momento”.

– “Cuando leyeron un comunicado, yo ya no sabía que hacer. Todo fue muy emocionante. Hasta un general nos ha invitado a ir a Madrid para un acto que van a celebrar”.

ENTREVISTA A FERNANDO EN LA NUEVA CRÓNICA