Javier, el panadero de Riaño, no necesita pagar una cuota para poder entrenarse, en Riaño no hace falta gimnasio, la aparición del «oro blanco» propicia un entrenamiento de lo más natural.