En peligro la Reserva Natural Fluvial de Alto Duerna

Vecinos y Ecologistas piden a la Presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés de Castro, y al Comisario de Aguas, Ignacio Rodríguez Muñoz, que denieguen la concesión de 103.334,4 m3/año de agua para planta embotelladora en Pobladura de la Sierra, en el entorno de la Reserva Natural Fluvial Alto Duerna.

Reserva Natural Fluvial de Alto Duerna

El agua se tomará de los manantiales Borrazal y Barballal que alimentan el nacimiento del río Duerna y de una captación  del acuífero “La Maragatería«, extrayendo el agua mediante un sondeo situado en la zona de policía, a menos de 100m del cauce del río, en el tramo declarado Reserva Natural Fluvial.

Cabe recordar que está Asociación ya denunció el riesgo de sobreexplotación del acuífero «La Maragatería» al hacer públicas las alegaciones presentadas al aprovechamiento de agua solicitado para otra planta embotelladora en Quintanilla de Flórez.

Para Ecologistas en Acción la concesión solicitada en Pobladura de la Sierra es incompatible con el mantenimiento del estado de naturalidad y las características hidromorfológias que motivaron la declaración de la cabecera del río Duerna como Reserva Natural Fluvial.

Según el  Reglamento del Dominio Público Hidráulico (RDPH) las Reservas Naturales Fluviales son los  cauces o tramos de cauces “con especiales características o importancia hidrológica, en los que las presiones e impactos producidos como consecuencia de la actividad humana no han alterado el estado natural que motivo su declaración”. Es decir, son esos cursos fluviales que además de presentar nulas o mínimas alteraciones,  tienen importancia por sus características físicas y naturales.

Concretamente el Alto Duerna, declarado Reserva Natural Fluvial en 2017, es representativo de los ríos de alta montaña bien conservados.  Su cauce sinuoso favorece la formación de pozas y rápidos que lo convierten en hábitat potencial de numerosas especies protegidas (truchas, tórtolas, águilas, nutrias,…)

De acuerdo con el régimen de protección legalmente establecido, en las Reservas Naturales Fluviales los Organismos de Cuenca no otorgarán nuevas concesiones que supongan “alterar las características o importancia de la reserva”. Solo “excepcionalmente” se permitirán concesiones para abastecimiento urbano siempre que no existan “otras alternativas viables de suministro” (art. 244 quater del RDPH).

Además de pedir que se deniegue la concesión, vecinos y ecologistas  han denunciado en sus escritos la ejecución del sondeo, la instalación de una bomba de extracción de agua y el vallado del manantial La Borrazal, actuaciones realizadas sin autorización. Han solicitado las investigaciones oportunas para el esclarecimiento de los hechos, se depuren responsabilidades y se  restituyan a su estado original las zonas modificadas.

En el actual escenario de emergencia climática resultaría intolerable que la CHD,  dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica,  facilitara la mercantilización del agua y la privatización del Dominio Público Hidráulico que debe proteger, con más motivo en lugares de valor ecológico excepcional  como la Reserva Natural Fluvial Alto Duerna.