Mil firmas de apoyo a los vecinos de Toral de los Vados en contra de la ubicación del velatorio

toral de los valdos

Los vecinos de las calles de La Iglesia, Carralcobo y el Cantón han reunido mil firmas en contra de la ubicación del velatorio en la calle de la Iglesia número 5 de esta localidad.

El expediente ya ha quedado abierto por parte del Procurador del Común que ha requerido nuevos datos de sus quejas, firmas y escritos, comunicándoles que solicitará, en breve, información detallada tanto al Ayuntamiento, como a la propia Diputación, sobre el Proyecto de la edificación y demás documentación pertinente.

Agradecen a todas aquellas personas que se les  han unido y solidarizado con ellos, prestándoles su apoyo con sus firmas y reconociendo que ese emplazamiento entre viviendas, no es la ubicación apropiada por ser una zona vecinal y con malos accesos desde la carretera provincial LE-1586/26, máxime, disponiendo ya el municipio de un velatorio con dos salas, una de reciente inauguración, en un lugar apropiado, como es el polígono industrial y de disponer de parcelas más apropiadas para ese uso.

Citamos las palabras de varios Defensores del Pueblo, sobre la ubicación de estos servicios:

–  La instalación de un velatorio en una zona residencial afectaría indudablemente el valor de las viviendas porque ninguna persona desearía comprar una vivienda al lado de un velatorio.

– La instalación de un velatorio en una zona residencial, afectaría al ambiente de la zona por el trasiego de dolientes de los fallecidos y los cortejos fúnebres, al encontrarse con familiares y amigos del fallecido “forzándoles a convivir con su dolor continuamente”

– La instalación de un velatorio frenaría sin duda la instalación de otros servicios, como farmacia, comercios, panadería y supermercados, puesto que comercialmente es muy poco atractivo pasear por una zona donde hay un velatorio.

– “La legalidad de la instalación no es sólo requisito único, al que atender ciegamente por la Administración cuando la aprobación o la autorización de un uso, por legal que éste sea, puede llevar consigo molestias a gran parte de los vecinos y el deterioro de la convivencia social”.