“Madrid Central no es un antojo de Carmena, sino una exigencia de la Comisión Europea”

Torre Espacio Madrid

Después de que algunos partidos que puedan formar próximo gobierno municipal hayan declarado que revertirán Madrid CentralEcologistas en Acción ha recordado que la iniciativa “no es un antojo de la actual corporación municipal sino una exigencia de la Comisión Europea”. “Y este compromiso lo asumió el último Gobierno de Rajoy para frenar un procedimiento de infracción europeo que lleva aparejada una cuantiosa multa, de 200 millones anuales”, han señalado en una nota de prensa.

Además, la organización ha señalado que Madrid Central está funcionando “muy bien, consiguiendo reducciones récord de los niveles de contaminación, por lo que suprimirlo ahora sería un inmoral retroceso en relación a la salud de la ciudadanía.

Ecologistas ha indicado que el gobierno de Rajoy fue llamado a capítulo por el comisario europeo de Medio Ambiente en enero de 2018 por incumplimiento de la directiva de calidad del aire, presentó los planes de varias ciudades, entre ellas Madrid, para tratar de frenar un procedimiento de infracción que hubiera acabado en una importante multa, estimada en 100 millones de euros semestrales durante el periodo de incumplimiento. Como la normativa se viene incumpliendo desde 2010, la cuantía puede ser de hasta 2.000 millones.

El proyecto que presentó para la ciudad de Madrid era el Plan A, que incluía como medida estrella la puesta en marcha de Madrid Central. “Gracias a la credibilidad de estos planes se concedió una prórroga y no se inició el procedimiento contra España en el Tribunal de Justicia Europeo, pero nadie en la Comisión entendería que ahora se suspendiera su principal medida”, han indicado.

La organización ha indicado también que el área metropolitana de Madrid es la zona de España más contaminada por dióxido de nitrógeno, un gas que proviene sobre todo de los tubos de escape de los vehículos diésel y, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, “provoca cada año nada menos que 8.900 muertes prematuras, aparte de muchos problemas de asma, incremento de alergias y de enfermedades respiratorias”.