El Corte Inglés contabilizará como jornada efectiva las pausa para el café, bocadillo o cigarro

El Corte inglés en el corte inglés

El Corte Inglés firmó con los sindicatos un acuerdo muy favorable para su plantilla en el que «se contabilizará como jornada efectiva de trabajo los descanso de cortesía«, como puede ser tomarse un café, la parada para el bocadillo o fumar.

El acuerdo especifica que solo se computarán aquellas interrupciones de la jornada superiores a una hora, de ello se  deduce que los inferiores a una hora no están obligados a quedar reflejados en el sistema de control horario.

En el acuerdo también se explica que  el personal de alta dirección está excluido. y los trabajadores que prestan sus servicios en las instalaciones de empresas del grupo por cuenta de otros empleadores.

Se ha establecido además, que se deberá registrar el momento del inicio de jornada y de su finalización. No computando como trabajo efectivo el tiempo destinado a la preparación de los trabajadores para la realización de su puesto, como el cambio de uniforme, el aseo personal o compras particulares en los centros comerciales. Si a cualquier trabajador que se le olvida fichar deberá ratificar su jornada teórica como la que llevó a cabo.

¿Qué entendemos entonces por tiempo efectivo?

Precisamente una de las grandes dudas que hay en torno al polémico registro de jornada es cuándo se está ante tiempo de trabajo efectivo y cuándo no, ya que se trata de una norma de mínimos», que se limita a decir que es obligación de todas las empresas llevar un registro diario de la jornada laboral de sus trabajadores, dejando su desarrollo en manos de la negociación colectiva. Por eso, esta misma semana la Inspección de Trabajo y Seguridad Social publicó un documento en el que explican el criterio técnico por el que se regirán y que prácticamente viene a ratificar las directrices que dio el Ministerio tres días después de su entrada en vigor, el pasado 12 de mayo.

En este documento, al igual que hizo un mes atrás el Gobierno, los inspectores recomiendan a los empresarios contabilizar el tiempo que sus trabajadores dedican al descanso, tales como la pausa para el café o el bocadillo, para fumar o comer, aunque dejan claro que no es una obligación. «El registro de jornada podrá organizarse de manera que incluya las interrupciones o pausas que se consideren, siempre y cuando el registro incluya necesariamente la hora de inicio y finalización de la jornada«, admiten en el documento, que además precisa: «En todo caso, sería conveniente que el registro utilizado en la empresa ofrezca una visión adecuada y completa del tiempo de trabajo efectivo».

A este respecto, cabe destacar que todos los contratos que tengan una duración superior a seis horas tienen que tener un descanso de 15 minutos (el denominado ‘tiempo de bocadillo’), que solo se considerará como tiempo efectivo de trabajo si así lo indica el convenio colectivo, como ahora sucede en el caso de El Corte Inglés. Pero de no hacerlo, no formará parte del horario laboral.