Conoce el peligro de descongelar los alimentos a temperatura ambiente

Es de lo más habitual: sacamos el filete del congelador y lo dejamos durante horas en la encimera de la cocina hasta que esté listo para cocinar. Lo hacemos sin ser conscientes de que esta práctica –descongelar los alimentos a temperatura ambiente– tan extendida en los hogares españoles puede conllevar sus riesgos.

Así lo ha alertado Gemma del Caño, experta en seguridad alimentaria, en sus redes sociales: “No se descongela a temperatura ambiente. La mejor opción es el microondas. Parad cada poco para ir cambiando de posición de dentro a fuera y que no se cueza. Si no os gusta, vale con agua fría, sin sacar del envase y sin agua estancada. ¡Pero se gasta mucho agua innecesariamente!”, escribía en un tuit.

La razón de que sea tan importante evitar la temperatura ambiente a la hora de descongelar cualquier alimento se debe a que “a las bacterias las gusta el calorcito y si las dejamos campar a sus anchas como si fuera Benidorm se reproducirán con más facilidad”, señala del Caño a COMER.

Coincide con esta opinión Lluís Riera, director de la consultora SAIA, quien explica que “los organismos crecen a temperaturas entre 4 y 65ºC”, lo que en el mundo de la seguridad alimentaria se traduce como la ‘zona de peligro’.

“Lo más importante a la hora de descongelar es que los alimentos estén en esta zona el mínimo tiempo posible”, apunta el experto. Y conseguirlo no es fácil si recurrimos al método tradicional y para descongelar nos valemos de la temperatura ambiente, un proceso lento en el que además los microorganismos pueden correr libres por el agua que desprende el alimento.

La mejor opción, el microondas

Entonces ¿es el microondas el mejor aliado para descongelar con total seguridad como afirma del Caño en su tuit? “En realidad es la nevera si se tiene tiempo y somos un poco previsores –afirma la experta–; eso sí, hay que hacerlo en la parte de abajo de este electrodoméstico para que el agua no escurra sobre otros alimentos. Lo mejor son las rejillas que tienen plato debajo para que el agua que suelta no se acumule”.

Otra buena opción es descongelar usando el agua del grifo –“siempre fría, porque con la caliente también nos arriesgamos, y sin que esté estancada”, dice del Caño– evitando el contacto directo con el alimento. “Lo mejor es disponerlo dentro de un envase para que el intercambio de temperatura se reparta por todos los sitios”, añade la experta.

Respecto al microondas, tanto del Caño como Riera y el tecnólogo de los alimentos Miguel Ángel Lurueña, coinciden en afirmar que es el mejor aparato del que podemos valernos para descongelar con seguridad cuando tenemos mucha prisa y hemos sido poco previsores. Según Riera, este electrodoméstico “juega con la temperatura y con el tiempo y es muy higiénico porque como la descongelación es rápida y enseguida el alimento se cocina después, no da pie a que se multipliquen las bacterias o los microorganismos”.

Pero no todo son ventajas con el microondas: “el problema es que a veces con el descongelado los alimentos quedan mal porque este electrodoméstico no calienta de forma uniforme”, señala Lurueña.

¿Hay truquillos para conseguir que queden mejor?

Claro que los hay, como por ejemplo, “poner un vasito de agua en el microondas cuando descongelamos pan u otros alimentos que tengan mucha humedad, ya que ayuda a que no queden reblandecidos”, señala Riera. O, según explica Lurueña, “intentar separar los filetes antes de ponerlos a descongelar en el microondas para que el calentamiento sea lo más uniforme posible”.

En definitiva, como decía del Caño en su tuit, lo más importante esdescongelar en ciclos cortos: “En vez de poner el alimento en el microondas 10 minutos seguidos es muchísimo mejor ir parándolo para cambiarlo de posición y que se descongele por igual en todos los puntos”.

Además de todo esto cabe recordar que el proceso de descongelación que se siga es tan importante comoel proceso de congelación que se haya seguido previamente y que existen alimentos que se pueden cocinar de forma directa incluso si están ultracongelados, como las patatas de freidora, las croquetas o las empanadas entre otros