¿Qué pasa ahora con mi Huawei?

Es una de las noticias del año. Tras el veto de la Administración Trump a Huawei, Google ha decidido dejar de dar acceso a Android al fabricante chino, una decisión sin precedentes y de consecuencias impredecibles. La guerra comercial entre Estados Unidos y China vive un nuevo capítulo centrado en las comunicaciones y, aunque quizás esto nos pille un poco lejos, la batalla afecta de lleno a todos los clientes de la marca asiática en todo el mundo, incluido España (donde ya es el fabricante que más móviles vende). Pero aún quedan muchas dudas por resolver y aquí vamos a intentar aclarar todo lo sucedido y qué puede pasar a partir de ahora.

El veto lo desveló la agencia de noticias Reuters y, aunque no aclaró el alcance del mismo, poco a poco se han ido conociendo más detalles sobre hasta dónde puede llegar la ruptura de las dos tecnológicas. Es una consecuencia de la cada vez más dura guerra comercial que mantienen Estados Unidos y China desde hace meses, y no solo afectará a estas dos compañías sino que otras como Intel o Qualcomm ya han anunciado que se suman a la decisión de dejar de comerciar con el gigante asiático. Es decir, que si tienes un producto tecnológico de alguna empresa china, lo mejor es que leas estas claves y vayas entendiendo a lo que te puedes llegar a enfrentar en los próximos días, semanas o meses.

¿Cómo me afecta si tengo un móvil Huawei?

Es la gran pregunta que se hacen ahora todos los dueños de un producto de la marca. En España, Huawei ya es líder en el sector de la telefonía móvil y esta noticia puede ser un golpe brutal para el negocio de la marca en nuestro país.

La gente que ya cuente con un Huawei podrá seguir accediendo a Google Maps, Gmail o Drive, y también a la tienda de aplicaciones, Google Play. El problema: no recibirá más actualizaciones del sistema operativo Android, y eso afecta tanto a la seguridad del móvil en sí, la de las aplicaciones en la tienda de Google y la de sus propias aplicaciones clave, como Maps o Gmail.

Es decir, Google les dejará de dar soporte oficial y, sin él, su uso dejará de ser tan seguro como hasta ahora. Además, con el tiempo, y con una versión desactualizada del sistema operativo y aplicaciones, el rendimiento del teléfono dejará de ser el que era: irá más lento, consumirá más batería, etc.

Iba a comprarme un Huawei, ¿cambio?

Esos, en principio, serán los más perjudicados. Y es que la retirada de la licencia y el soporte a Google Play va enfocada a las nuevas generaciones de la marca. Los móviles ya presentados y puestos a la venta, todo apunta a que seguirán teniendo las mismas limitaciones que comentábamos para los teléfonos que ya tienen dueño, pero será diferente para las próximas remesas.

Según apuntan las primeras informaciones, los próximos móviles de Huawei solo podrán acceder a la versión de código abierto, y eso limitará muchísimo los servicios que puedan dar. La única solución que ya se está apuntando es la creación de una versión particular del sistema en la que aprovechando el código abierto sea la empresa la que cree sus propias ‘apps’, como un Maps, un Gmail o una tienda de aplicaciones propios. Es más, Huawei lleva años desarrollando una especie de Kirin OS, su propio sistema, por si algo así pudiese ocurrir.