Multa de 25 millones a Naturgy y Endesa por alterar el precio de la luz

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado a Naturgy Generación con 19,5 millones de euros y a Endesa Generación con 5,8 millones de euros por presentar precios elevados en sus ofertas al mercado eléctrico que alteraron el despacho de luz en plena ola de frío, según informó el organismo. Con la operativa, que se dio entre octubre de 2016 y enero de 2017, en plena ola de frío, ambas buscaban maximizar su beneficio.

Según Competencia, se embolsaron mayores ingresos al ofrecer más caras diez de sus centrales de ciclo combinado (ocho Naturgy y dos Endesa) en las ofertas de restricción técnica, una opción secundaria que normalmente define hasta el 8% del precio de la luz y al que se acude cuando el mercado diario no responde con suficiencia.

La CNMC habla de “valores anormales y desproporcionados” y de infracciones “graves”. Conocían, según el organismo, que sus centrales serían necesarias porque el mercado diario estaba en dificultades por un pico de consumo por una ola de frío, que coincidió con la falta de viento, la falta de agua, la exportación de energía a Francia y varias dificultades en alternativas de gas. Es decir, que sabían de antemano que el mercado diario no respondería con suficiencia a la alta demanda, por lo que serían necesarias sus centrales del mercado de restricción técnica, que ofrecían a precio más altos de lo habitual.

Y tal cosa sucedió. En varios días entre octubre de 2016 y enero de 2017 el mercado diario no casó ofertas y las centrales de Naturgy y Endesa estaban disponibles en el mercado de restricciones técnicas. Así, se tuvo que tirar de ellas, lo que disparó los precios y ambas compañías lograron, de esta forma, unos ingresos superiores.

El periodo investigado por la CNMC coincide con los picos que se registraron en el precio de la electricidad, especialmente a principios de 2017, por un escenario marcado por una ola de frío, ausencia de agua y viento para producir electricidad indisponibilidad de centrales nucleares en Francia, así como subidas de los precios de los combustibles en los mercados internacionales tanto en Europa como en Asia, y situaciones de fuerza mayor en los suministros de gas de Argelia.

Según el regulador, las ofertas presentadas por las energéticas resultaron superiores a las de centrales de ciclo combinado similares de otros titulares y superiores a sus costes marginales.