Santander plantea un ERE de más de 3.700 empleos y 1.150 oficinas

Santander pone sobre la mesa las primeras cifras del ajuste de plantilla y oficinas por la integración de la red de Popular. El banco planteó este martes a los sindicatos un ERE para hasta 3.700 empleados y el cierre de hasta 1.150 sucursales. Es decir, afectaría al 11% de la plantilla y al 26% de la red en España.

El ajuste se aplicará a la red y a las estructuras intermedias de apoyo, así como a parte de los servicios centrales que dan soporte a las oficinas. Se trata de cifras iniciales, por lo que es previsible que el recorte de personal y red sea inferior.

Los representantes legales de Santander y los sindicatos se reunieron ayer por la mañana por segunda vez para tratar el ajuste de red. En la primera cita, del pasado 8 de mayo, la entidad se comprometió a aplicar un ERE sin medidas traumáticas. Es decir, primando la movilidad interna y con acuerdo con los sindicatos.

Este será el segundo ERE que aplica Santander tras comprar Popular en junio de 2017. En diciembre de ese mismo año pactó con los sindicatos un ajuste de 1.100 empleados para integrar los servicios centrales de ambas entidades en España. Así pues, el recorte total de plantilla por Popular superará los 4.000 trabajadores.