La Clínica Altollano solicita concurso voluntario de acreedores tras 20 años de actividad

Clinica Altollano León

El Juzgado de lo Mercantil nº 8 de León, ha notificado el día 7 de mayo de 2019 Auto declarando el concurso voluntario de acreedores de la Clínica Altollano, localizada en Navatejera, en el término municipal de Villaquilambre (León).

El centro sanitario, que ha atendido desde su apertura en 1998 a más de 160.000 pacientes procedentes especialmente del ámbito público – ámbito más representativo de su actividad, tanto por volumen de pacientes como por fuente de ingresos-, cesará en los próximos meses su actividad tras un cierre ordenado.

La Clínica Altollano de León ha estado siempre vinculada al Sistema Público de Salud, colaborando a través de licitaciones para la actividad quirúrgica derivada del Complejo Asistencial Universitario de León y a través de conciertos para la asistencia sanitaria en régimen de Hospitalización de media estancia en Unidad de Cuidados Subagudos y Rehabilitación a pacientes beneficiarios de la Sanidad Publica de Castilla y León (SACYL).

Las causas del cierre están motivadas por el progresivo descenso de las tarifas concertadas y, fundamentalmente, el progresivo descenso anual de pacientes derivados del SACYL. Su situación económica se ha visto también directamente afectada por la reciente firma de un convenio especial en León entre la Gerencia Regional de Salud y una conocida orden religiosa hospitalaria que pone fin, por exclusión, a la colaboración de la Clínica Altollano con la sanidad pública de Castilla y León, su principal fuente de actividad desde sus
inicios.

La colaboración público-privada se encuentra expresamente recogida en la legislación sanitaria y de seguridad social, y es una herramienta útil que contribuye al sostenimiento y viabilidad de nuestro sistema público a pesar de que en ocasiones se ha visto estigmatizada.

La Clínica Altollano se ha convertido en uno de los centros sanitarios de referencia a nivel nacional dotado de las últimas y más modernas instalaciones y medios tecnológicos centrando siempre todos sus esfuerzos en el bienestar de sus pacientes con acreditaciones independientes en materia de calidad (UNEEN- ISO 9001), igualdad de oportunidades y conciliación de la vida familiar y personal (OPTIMA Castilla y León) o Sanidad Excelente Privada (SEP).

Asimismo, la dirección de la Clínica Altollano lamenta profunda y especialmente la situación a la que se verán abocados los más de un centenar de trabajadores del centro a los que quiere agradecer muy sinceramente la profesionalidad con la que han venido prestando sus servicios sanitarios, con un altísimo nivel de calidad, a los miles de pacientes que han sido atendidos en el centro hospitalario colaborando con la sanidad pública en León y, sin cuyo esfuerzo y dedicación, el sistema público de salud y sus lista de espera se hubieran visto colapsadas.