¿Qué la ha pasado a Álex Lequio? Los nuevos problemas de salud del hijo de Ana Obregón

hijo de Ana Obregón

Álex Lequio no levanta cabeza pese a su optimismo. Si su tratamiento contra el cáncer no consiguió frenarle, no lo hará la lesión con la que se presentó la pasada noche en la presentación de la hamburguesería Steakburger. El joven llegó muy sonriente y luciendo un vendaje en su mano. 

No se quedó para hablar con la prensa, algo que luego ha explicado, se debía a que él estaba allí trabajando. Poco tiempo le queda para responder a las preguntas de los medios con la amabilidad que le caracteriza si tiene que encargarse de que todo esté perfectamente organizado.

Una lesión que no ha tardado en explicar ya que, tras sus problemas de salud, cualquier detalle causa gran preocupación. Por suerte esta vez se ha quedado todo en un susto ya que, cogiendo una de las hamburguesas, la Suiza (que por cierto es su preferida), se ha quemado al caerle queso fundido encima.

Por suerte él tiene la mejor ayuda para curarse, la venda con la que cubre la herida: «A esta venda le tengo mucho cariño, es de cuando estaba en Estados Unidos. Me la dieron cuando me trataron por primera vez y me la he puesto aquí y estoy seguro de que sanará más rápido».

Si algo ha quedado claro de la familia de Álex es que son una piña. Por ello no es raro que, junto a él estuvieran también sus padres. Ana Obregón posó muy orgullosa para las fotografías. Una actitud diferente a la de Alessandro Lequio, que prefirió mantenerse en un segundo plano y apoyar a su hijo en la sombra.

A quién no vimos por allí, fue a la joven con la que Álex está comenzando una bonita historia de amor. Carolina, de la que poco se sabe todavía, prefiere mantenerse complemente al margen de la vida pública de su chico, aunque a su familia ya la conoce.