El Chicle pide perdón a los padres de Diana Quer: “Si pudiera dar marcha atrás, lo haría”

El chicle jurado

José Enrique Abuín Gey, alias ‘El Chicle’, ha usado este jueves su turno de última palabra en el juicio por la tentativa de rapto de una chica en Boiro (A Coruña) que ha quedado visto para sentencia , y lo ha hecho para mencionar el caso de Diana Quer: “Si pudiera dar marcha atrás más de dos años, lo haría”.

Con la voz entrecortada y evitando en todo momento pronunciar el nombre de Diana, el Chicle ha pedido perdón a la familia de la joven madrileña. “Siento mucho lo ocurrido”, ha dicho.

Si pudiera dar marcha atrás más de dos años lo haría, pero no puedo, y ojalá algún día se sepa toda la verdad”, ha apuntado el Chicle en su último turno. No ha dado demasiados detalles pero sí ha dicho que agentes de la Guardia Civil que han testificado lo que han hecho es mentir; al igual que, según su versión, no han respetado la verdad tampoco respecto a una serie de aspectos relacionados con sus vehículos.

En esta última sesión ha intentado, antes de que Abuín Gey se dirigiese al tribunal, hablar el propio Juan Carlos Quer, padre de Diana, que ha estado presente en toda la vista oral, e incluso llegó a ponerse en pie, pero no pudo hacerlo porque se le avisó de que se respetase el proceso, y por ende sus cauces normales, o de lo contrario tendría que abandonar la sala.

El juez lo ha conminado a sentarse: “Es la sala de vistas, usted es público”, ante lo que Juan Carlos Quer, padre de Diana, ha esgrimido que por respeto, pero la respuesta ha sido que no se trata de respeto, porque “no quiero hablar con el público; lo echo de la sala, se está sentado como todo el mundo y callado”.

Juan Carlos Quer sí se expresó fuera, ante la prensa, y entonces indicó que lo que quería era “testimoniar la presencia de su hija” porque “ella no puede estar, yo soy su padre”. Acerca de lo dicho por el Chicle, y si le parecía una muestra de arrepentimiento, ha comentado que no le merece consideración alguna y que no se lo cree.

Sobre lo de que ojalá las cosas hubiesen sido distintas, ha afirmado que eso podría decirlo él, pero no un “individuo” que no tiene “sentimientos ni valores”, porque a Diana “la tuvo 500 días en un pozo” y, estando en ese lugar, “todavía estaba intentando meter a esta niña (de Boiro) en el maletero”.

La representación legal del Chicle ha sustanciado en un intento de robo toda la causa de Boiro y ha rechazado todas las demás acciones delictivas que se le intentan atribuir a su cliente, con especial hincapié en la intención sexual, dado que no está “nada demostrado”.

El caso Diana Quer ha estado muy presente en esta jornada y el presidente del tribunal se ha visto obligado a recordar en numerosas ocasiones que no es el hecho que se está juzgando, puesto que éste sigue pendiente de fecha.