El piloto gaditano Marcos Garrido Beltrán, de 14 años, ha fallecido este domingo en el Circuito de Jerez-Ángel Nieto. El joven piloto se encontraba compitiendo en una carrera de la categoría SP 300. Aunque en un primer momento parecía una caída normal, los servicios médicos decidieron trasladarlo al hospital. Nadie podía imaginar este desenlace. Como el accidente ocurrió en la sexta vuelta de diez, habiendo transcurrido el 75% de la prueba, se levantó la bandera roja y se dio por finalizada la misma.

Fue un accidente que implicó a dos corredores. El joven fallecido iba primero y se vio involucrado en una caída doble en la que el segundo implicado “ha podido darle”, añaden. En cualquier caso, precisan que según lo que se vio en el circuito cerrado no parecía que el accidente tuviese la gravedad que acabó teniendo.

El joven, natural de la localidad gaditana de Rota, fue trasladado al Hospital General de Jerez, donde falleció casi una hora después de su ingreso, según explica la FAM en su comunicado. “Desde la FAM y toda la organización del CIV (Campeonato Interautonómico de Velocidad), nuestras más sinceras condolencias a todos sus familiares y amigos”, concluyó el texto de la Federación respecto al joven piloto, que formaba parte del equipo CD Cardoso Racing.

Tras el suceso, el Ayuntamiento de Rota, donde reside la familia de Marcos Garrido, ha decretado una jornada de luto para este lunes y ha enviado un “sentido pésame” a los allegados del piloto

Aún no ha pasado ni un año desde otra tragedia parecida. Andreas Pérez, también de 14 años, falleció el pasado 11 de junio, tras sufrir un accidente en el circuito barcelonés de Montmeló, en una prueba del Mundial Junior de Moto3. Pérez cayó, fue atropellado por otros compañeros y murió al día siguiente en el hospital, donde había ingresado con lesiones cerebrales muy graves.