Inicio Noticias León Para Sáez de Santamaría, la carrera profesional “es aún más difícil para...

Para Sáez de Santamaría, la carrera profesional “es aún más difícil para las mujeres”

La exvicepresidenta del Gobierno de España participó ayer en el ciclo organizado por la Universidad de León con motivo de su cuarenta aniversario.

Soraya Saez de Santa Maria

El Aula Magna San Isidoro de la Universidad de León (ULE) acogió en la tarde de ayer la segunda jornada del ciclo organizado con motivo del cuarenta aniversario de la institución académica y de la Constitución Española de 1978, que contó en esta ocasión con la presencia de la consejera del Consejo de Estado y exvicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáez de Santamaría.

En el transcurso de su intervención, que fue moderada por la catedrática de la ULE María Teresa Mata Sierra, Sáez de Santamaría ofreció su opinión sobre diversos temas de interés que le fueron planteados. Comenzó rememorando el tiempo que pasó en León, ciudad que dijo que le ayudó a endurecerse y a ejercer su profesión como abogada del Estado, un mundo que definió como “apasionante”, del que dijo que “si te gusta asesorar en derecho, el Estado es un buen cliente”.

“He estado bastantes años en política, -afirmó-, es un mundo difícil, complicado, pero no conozco ninguno que no lo sea. He disfrutado mucho y he aprendido también mucho”. En esta misma línea indicó que en su opinión, “en estos momentos en España y Europa necesitamos un fortalecimiento de la sociedad civil, y una mayor implicación de todos en los asuntos públicos”.

  • PARA LA MUJER FALTÁN MUCHÍSIMAS COSAS POR HACER

Preguntada por la situación de la mujer, Sáez de Santamaría dijo que “hemos mejorado paulatinamente, pero faltan muchísimas cosas por hacer, y muchos sitios a los que llegar”, y recordó cómo al iniciar su trayectoria pensó que las mujeres no tenían tantos problemas y fue con el paso de los años, y al asumir mayores responsabilidades, cuando comprendió que para la mujer “todavía es más difícil la carrera profesional”. A ese respecto, habló de la existencia de la brecha salarial, y añadió con preocupación que “en algunos ámbitos incluso se han producido retrocesos”.

La situación de la democracia fue también objeto de comentario, y la exvicepresidenta dijo que el sistema “está entrando en dificultades en el mundo”, y apuntó que “el populismo que da respuestas muy sencillas a problemas muy complejos está enganchando a mucha gente que cree que la política no sirve para nada”.

Otro de los aspectos comentados fue la era digital en la que vivimos, y las implicaciones que supone. “En un mundo acostumbrado a obtener respuestas a golpe de clic, -comentó-, es difícil explicar los tiempos de la política, que son mucho más extensos”. A este respecto dijo que “gestionar las nuevas necesidades es muy difícil, por eso prima el Decreto Ley. Primero legislas y luego riges”, y añadió que ahora toca “gestionar la incertidumbre, aprender a evaluar los riesgos, las posibles crisis, y anticipar tiempos y momentos”.

Sobre la posible reforma constitucional, Sáez de Santamaría fue muy clara, “si la Constitución ha de ser un poco la casa de todos, el consenso tiene que ser el punto departida. Todo es mejorable, y cualquier constitución lo es, pero lo primero es que nos pongamos de acuerdo en lo que estamos de acuerdo”.

Al entrar a valorar la situación de España a nivel internacional, la exvicepresidenta expresó la idea de que “nos hemos ganado nuestros galones en la Unión Europea”, como un país solvente, de los que más crecen y que ha demostrado fortaleza y rigor. Habló también del “enorme error del Brexit”, y dijo que “la salida del Reino Unido cambiará muchas cosas, pero tenemos que ser capaces de fortalecer el entorno europeo”.

Finalmente, dedicó unas palabras a la corrupción, habló de regeneración, “un tema de ética y de responsabilidad a todos los niveles y estés donde estés”. Concluyó con un par de consejos para los estudiantes de derecho presentes en la sala, a quienes comentó que “cuanto más sabes y más te pueden interesar ámbitos diferentes de conocimiento, más tendrás tu propia opinión, estarás mucho más formado y serás más libre. Haced lo que os guste, tened pasión e ilusión por lo que hagáis, intentad pensar por vosotros mismos, y enfocar desde distintos puntos de vista y no deis nunca nada por sentado”.

  • UNA REIVINDICATIVA MESA REDONDA

Una breve pausa, en la que Soraya Sáez de Santamaría atendió con gran amabilidad a quienes se acercaron a saludarla y a tomar algunas fotografías y selfis, el estrado fue ocupado por Rosa Menéndez López (Presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas – CSIC), Ana Bernardo (Catedrática de la ULE jubilada), Nuria Matilla González (Presidenta de Junta de Estudiantes de la ULE), y María Dolores Alonso-Cortés Fradejas (Vicerrectora de Relaciones institucionales y con la Sociedad de la ULE), que mantuvieron un interesante debate sobre los cambios experimentados para la mujer en la universidad en los últimos 40 años, que fue moderado por el profesor Javier Vidal García, Exdirector General de Universidades del Ministerio de Educación y Ciencia y profesor de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la ULE.

En líneas generales las cuatro coincidieron al reconocer los avances experimentados, pese a que entendieron que son aún insuficientes y que queda mucho por hacer.

También valoraron como positivas las políticas de conciliación, y se mostraron de acuerdo al valorar la importancia de la educación como factor de cambio, así como de la necesidad de cambiar estereotipos que discriminan a la mujer, y ofrecer referentes que sirvan para que las nuevas generaciones tengan espejos en los que mirarse.

Fue la más joven de las cuatro contertulias, Nuria Matilla, Presidenta de la Junta de Estudiantes, la que ofreció más esperanza al afirmar que ella no se ha sentido discriminada por el hecho de ser mujer.

Para concluir quizá sea oportuno apuntar que la Universidad de León es una de las más paritarias de España en lo que se refiere al cuerpo docente universitario y al personal de administración y servicios. Datos publicados a finales de febrero por el Ministerio de Educación y Formación Profesional muestran que la ULE se sitúa seis puntos por encima de la media nacional en igualdad de género.

Por eso, hoy 8 de marzo, es un buen momento para felicitarse por los logros alcanzados, y también para recordar que aún hay mucho camino que recorrer.