Inicio Nacional La escalofriante carta de una víctima violada donde narra su amarga experiencia

La escalofriante carta de una víctima violada donde narra su amarga experiencia

viola-menor-joven-presuntamente-agresion-agrede-sexual-sexualmente
Imagen de Archivo

Por primera vez se conocen los detalles de cómo la Manada de Sabadell abordó a la victima en un bar, abusaron de ella en la calle y más tarde la violaron en la vieja sucursal bancaria denominada como “fábrica de los horrores”.

El programa Espero Público de Antena3 es quien ha tenido acceso a la declaración de la joven.

”Quedé con un grupo de amigos en la Plaza del Gas de Terrasa entre las 22.30 y las 23.00. Éramos como unas veinte personas. Desde allí nos fuimos al bar en el que estuvimos aproximadamente hasta las 3.30 de la madrugada. Luego nos fuimos a otro bar ya solo un pequeño grupo. Allí al entrar en una mesa vimos a un grupo de chicos magrebíes. Creo que uno de ellos era el que nos había estado molestando a mi amiga y a mí en el otro bar”.

“Estuvimos tomando copas un buen rato. Mis amigos se marcharon y me quede sola hablando con una camarera y con un chico en la barra. Salí con él del bar, caminamos juntos un rato y cuando ya nos separamos fue cuando me asaltaron. Era uno de los chicos magrebíes que había visto en la mesa del segundo local. Me besó a la fuerza y me tocó por todo el cuerpo, y mis partes íntimas por debajo de la ropa. Me llevó a un local, una nave abandonada donde había otros hombres”.

“Cuando llegamos -continúa la víctima- discutieron. No entendía el idioma, pero por el tono y los gestos me pareció una discusión. Estaba muy oscuro y no les podía ver bien las caras. Allí pasó todo. Me violaron tres de ellos. Yo no dejaba de llorar”.

“Tenía mucho miedo. Temía que me pasara algo peor aún de lo que estaba ocurriendo, por eso no me resistí. El tercero que me agredió fue quien me sacó de la nave. Me llevó caminando por la calle. Yo no dejaba de llorar. Vi un coche que salía de un garaje. Recuerdo que me solté de él, que me llevaba agarrada por el brazo y me metí en el coche”.