Inicio Cultura, sociedad y turismo El Gobierno plantea una solución para el Teatro Emperador de Leóm

El Gobierno plantea una solución para el Teatro Emperador de Leóm

“La idea del Teatro Emperador es que vuelva a manos municipales y una vez que esté ahí el Ministerio tiene el compromiso; vamos, nosotros lo ponemos sobre la mesa, junto con el Ayuntamiento y la comunidad autómoma, para rehabilitarlo y que entre en funcionamiento”. Así lo manifestó este martes el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, durante su visita a la capital leonesa.

Las competencias en patrimonio histórico, recordó, son competencia autonómica y en casos como éste el Ministerio “actúa por mecanismos de cooperación pero las iniciativas las tiene que tomarla la comunidad autónoma, porque para eso tiene la competencia”, remarcó. Su departamento está dispuesto a cooperar pero “hay que saber primero el coste del proyecto y ver qué recursos puede poner cada administración encima”.

Así lo señaló antes de impartir una conferencia sobre los ‘Retos del Ministerio de Cultura y Deporte’ en un acto convocado por la Fundación Monteleón, que incluyó un debate entre Guirao y dos alumnos de la Universidad de León, además de la contestación a preguntas de los asistentes a la sesión que tuvo lugar en la Palacio del Conde Luna.

El Teatro Emperador se encuentra actualmente en situación de total abandono en pleno centro de la ciudad. El edificio es propiedad del Ministerio de Cultura, después de que el Gobierno de España se hiciera con su titularidad en agosto de 2008 abonando al Ayuntamiento de León 4,7 millones de euros. Hace años se anunció la intención de instalar en él un Centro Nacional de las Músicas Histórica y se apuntó que el Ministerio de Vivienda se haría cargo de la rehabilitación del inmueble, respetando el diseño original adaptándolo para acoger todo tipo de manifestaciones musicales, escénicas y coreográficas de formato mediano.

Finalizaron las obras de rehabilitación de la fachada tras una inversión de 309.000 euros, después de que se anunciara la necesidad de “repensar” el futuro del inmueble y las funciones que podría albergar. En abril de 2014 se anunció subasta pública para la venta del Teatro Emperador, para la que se fijó un precio de salida de 3,7 millones de euros y nadie concurrió a la convocatoria.