Inicio Curiosidades La infidelidad, ¿un valor a potenciar en el matrimonio?

La infidelidad, ¿un valor a potenciar en el matrimonio?

La innovación en las prácticas sexuales de las parejas es algo que está de moda como acción a realizar para potenciar el vínculo emocional.

Es cierto que existe todavía una visión predominante más tradicional, de monogamia y relaciones conyugales muy comunes, pero quedan ya lejos aquellos tiempos en los que se veían como temas tabús el sadomasoquismo, la infidelidad y, lo más importante, la liberación sexual de la mujer. Hasta hace unos años, se entendía como algo normal, e incluso sano, que la mujer no se autoexplorara, que no disfrutara del sexo, que mantuviera ocultos sus deseos y emociones.

Gracias, en parte, a fenómenos como 50 sombras de Grey, existe en la actualidad una nueva concepción de las relaciones en pareja y existe un importante número de parejas que se liberan de los prejuicicos y no temen a innovar en sus prácticas íntimas.

Durante mucho tiempo, el sexo era un aspecto oculto en las relaciones y las conversaciones sobre este tema se reducían únicamente a los motivos precios y posteriores al acto sexual. El placer sexual era algo ocultado, de lo que incluso daba reparo hablar.

Por fortuna, la sociedad actual es mucho más abierta y son muchas las parejas que, gracias a terapia o no, introducen innovaciones en su vínculo afectivo y sexual, hasta el punto de que muchas incluso acuden a la infidelidad como agente potenciador de la relación.

Internet como vía para organizar citas

De todas las herramientas disponibles por el ser humano para conocer gente, una de las más efectivas en la actualidad es internet. La red de redes no tiene límites espacio-temporales, es divertido, existen multitud de aplicaciones y webs gratuitas y con ellas podemos conectar con personas de diferente procedencia y condición.

Además de esto, el portal Agregame asegura que 7 de cada 10 españoles que buscan pareja por internet lo hacen a través del móvil, de modo que no podemos despreciar la potencia que tienen los dispositivos móviles como herramienta a la hora de ofrecer un impulso a las relaciones a través de conocer gente fuera de este vínculo afectivo.

La ayuda de internet para encontrar pareja no es, sin embargo, algo exclusivo de la población más joven, si bien es este colectivo el que más uso hace de estas tecnologías, sino que las personas en edad madura no descartan hacer uso de esta plataforma para encontrar pareja.

Una de estas páginas de citas destinadas especialmente para casados es https://websdecitas.online, un espacio especializado en infidelidades y contactos con mujeres casadas y hombres infieles en el que encontrar diferentes opciones para explorar nuevas relaciones más allá del matrimonio. Esta web no es la única especializada en esta materia, pero sí es de los sitos de citas que ofrece un mejor resumen de los espacios web donde encontrar este tipo de servicios.

La infidelidad y sus aspectos… ¿positivos?

No cabe duda de que toda relación debe construirse a partir de verdades, respeto y capacidad de comunicación, y que esto debe incluir al sexo. Pero esto no impide que sean muchas las parejas que vean en la infidelidad o el adulterio, siempre controlado, un impulso para su propia relación.

Los actos de infidelidad pueden influir positivamente en una relación, pues abren la puerta a hablar de manera honesta y profunda sobre los intereses y pasiones sexuales de los miembros que conforman la pareja.

En ocasiones, lo que lleva a una persona a cometer actos de infidelidad es la incapacidad de mostrarse sincera en su propia relación. No saber comunicar qué le gusta en el apartado sexual y no tener la costumbre a pedir libremente qué quiere recibir o no hablar sobre el sexo hace qe las relaciones se estanquen, que no innoven, que no busquen lo que realmente quieren y que hagan del sexo una actividad monótona.

Buscar un impulso extra fuera de la relación no supone tener que dejar la relación, sino que esto sirva de acicate para mejorar el vínculo afectivo y potenciar la autoexploración y el autodescubrimiento.

En ocasiones, el fin de las parejas no llega por los actos de infidelidad, sino por el desconocimiento mutuo, la incapacidad de darle a esa otra persona lo que realmente necesita o bien de no hacerle llegar lo que el propio individuo necesita en cada momento.

Digital de León