Inicio Política y economía Silván acorralado por el caso Enredadera

Silván acorralado por el caso Enredadera

La justificación de Silván, lejos de pedir perdón por las actuaciones de su partido, ha sido que ningún juez le ha imputado delito alguno en esta causa. 

Silván y Rajoy, en una imagen de archivo.

La operación Enredadera ha puesto contra las cuerdas al alcalde de León, Antonio Silván, que de momento se aferra al cargo valiéndose, una vez más, de Ciudadanos.

La conversación de Silván con el empresario Jose Luis Ulibarri, en la que le informa de la adjudicación de un contrato en tiempo real ha provocado una tormenta política en León. Sin embargo, esto parece haber afianzado los lazos entre ambas formaciones conservadoras.

La oposición “obligó” a Silván a comparecer ante un pleno extraordinario para explicar esa charla con Ulibarri. Pero pese a las críticas por todas las actuaciones y sucesos que han acontecido León en los últimos meses, como es la renovación de la Plaza del Grano, las obras desaparecidas de San Marcos, la obra de Ordoño II, la “falsedad” de León como Capital Gastronómica 2018, entre muchos otros, Silván sigue en el cargo.

La justificación de Silván, lejos de pedir perdón por las actuaciones de su partido, ha sido que ningún juez le ha imputado delito alguno en esta causa. Durante el pleno no soltó prenda sobre los detalles de la conversación. Ni siquiera se refirió una sola vez en dos horas de sesión a Ulibarri y, a cambio, se sacó de la manga una comisión de investigación con la que convencer a Ciudadanos. Les ofreció la presidencia y la cabeza de su concejal de Obras, José María López Benito, también imputado en la trama.

A Ciudadanos esto le bastó para descartar la moción de censura del PSOE. Entre la oposición y el PP, eligieron mantenerse al lado de los ‘populares’ aferrándose a una comisión que no saben cuándo va a ponerse en marcha, como va a desarrollarse, ni quien va a comparecer.

El sumario todavía sigue desgranándose y promete seguir marcando el ritmo político leonés en lo que resta de verano porque la trama mantiene en el ojo del huracán a los alcaldes de otros cuatro municipios leoneses: Astorga, San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre y Villarejo de Órbigo.