Inicio Nacional Juana Rivas, condenada a cinco años de cárcel y seis sin sus...

Juana Rivas, condenada a cinco años de cárcel y seis sin sus hijos

El 9 de junio acude al Centro de la Mujer de Maracena donde relata que ha sufrido malos tratos físicos y psicológicos en Italia.

La juez obliga a Juana Rivas a entregar a sus hijos al padre el próximo lunes

Dos años y medio por la sustracción de cada uno de sus dos hijos, seis años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre ellos, una indemnización de 30.000 euros por el daño moral y material hacia el italiano Francesco Arcuri, su expareja, y el pago de todas las costas del juicio. Esta es la sentencia que el juez ha dictado para la madre de Maracena (Granada) Juana Rivas 10 días después de que se celebrara el juicio, el pasado 18 de julio.

La sentencia se adhiere casi en su totalidad a la petición de la defensa de Arcuri. La única discrepancia es que inhabilita a Rivas para ejercer la patria potestad a seis años en vez de a ocho, como pedía Enrique Zambrano, abogado de Arcuri. El resultado es, también, muy similar a la petición del fiscal, aunque esta no incluía la indemnización de 30.000 euros.

El juez sacó las conclusiones rápidamente. Por la mañana atendió el juicio en la sala y por la tarde escribió la sentencia. Ésta considera probada que Rivas cometió dos delitos de sustracción de menores y no ha tenido en cuenta en absoluto la denuncia por violencia de género que interpuso hace dos años después Juana Rivas y que a día de hoy se mantiene durmiente en algún juzgado de Cagliari. De hecho, el juez indica que “no es creíble la certeza de los hechos contenidos en esta denuncia, porque ningún juzgado ha declarado la veracidad de los mismos”

Caso Juana Rivas

El caso Juana Rivas comenzó en mayo de 2016. Concretamente, con el viaje de Juana Rivas Maracena (Granada) desde Italia, donde convivía con Francesco Arcuri, su pareja entonces. Allí se había trasladado Rivas tres años antes con su hijo mayor  y allí quedó embarazada del hijo menor. Rivas sale de Italia con un billete de vuelta para mes y medio después pero ya nunca volvió.

El 9 de junio acude al Centro de la Mujer de Maracena donde relata que ha sufrido malos tratos físicos y psicológicos en Italia. La directora del centro, Francisca Granados, le aconseja que interponga denuncia por “malos tratos físicos y psicológicos habituales” lo que hace días después. El 2 de agosto, comunica a su expareja que no vuelve.

La denuncia por malos tratos, origen de todo el caso, tardó un año en llegar a Italia y hoy, dos años después aún no ha ocurrido nada. En España, mientras tanto, a instancia de Arcuri, varias autos judiciales requirieron a Rivas a entregar a sus hijos. En julio de 2017, ante el ultimatum judicial, Rivas desapareció durante un mes con ellos y no volvió hasta casi un mes después. La sentencia de hoy es la respuesta judicial a esa desaparición.