Inicio Principal Amenaza con un cuchillo a los empleados de una tienda de telefonía...

Amenaza con un cuchillo a los empleados de una tienda de telefonía móvil

El cliente volvió al establecimiento manifestando que su tarjeta SIM le daba error en el teléfono móvil y no conseguía ponerlo en funcionamiento.

Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional de Gijón han detenido a un hombre de 49 años de edad como presunto autor de un delito de amenazas graves, denunciadas por el responsable de un establecimiento dedicado a la compra-venta de objetos usados. La persona arrestada cuenta varias reseñas y antecedentes policiales.

Todo comenzó el pasado día 13 de julio cuando la persona denunciada adquirió un terminal telefónico en una de las casas de compra-venta existentes en esta ciudad. Ese mismo día el cliente volvió al establecimiento manifestando que su tarjeta SIM le daba error en el teléfono móvil y no conseguía ponerlo en funcionamiento.

La explicación dada por los empleados de que el problema era de su tarjeta SIM y no del terminal que compró, no le convenció y cada vez se ponía más agresivo. Esta circunstancia motivó al encargado a pedirle que abandonara el local, saliendo del mismo dando voces y profiriendo amenazas de muerte.

Nuevamente, sin haber tenido noticias de este individuo desde entonces, la mañana del día 23 de los corrientes vuelve a entrar en el establecimiento muy alterado, gritando, insultando y amenazando a los empleados, llegando a dar una patada al mostrador.

Esta actitud hizo que el responsable de la casa de compraventa decidiera poner los hechos en conocimiento de la Policía y mientras estaba comunicando con el 091 esta persona saca de uno de los bolsillos de su pantalón un cuchillo y agarrándolo con fuerza se dirige hacia ellos, entrando dentro del mostrador y gritando que los iba a matar, a la vez que intentaba clavarles el arma.

La rápida reacción de los empleados del establecimiento hizo que pudieran escapar del alcance de esta persona, si bien continuó con el cuchillo a la vista por la tienda, abandonando el lugar corriendo con el arma aún en la mano.