Inicio Nacional El archivo de ETA entregado por Francia reabre el caso del funcionario...

El archivo de ETA entregado por Francia reabre el caso del funcionario de prisiones de León

La Audiencia Nacional acaba de reabrir este asesinato perpetrado por ETA al colocar una bomba lapa con dos kilos de explosivos en los bajos del coche del funcionario Máximo Casado.

ETA

Los papeles de ETA que entregó Francia a España el pasado mes de febrero, miles de documentos aprehendidos en zulos y registros, así como medio millar de armas de fuego, ya empiezan a dar pistas sobre crímenes terroristas que estaban pendientes de resolver (más de 300 asesinatos).

Uno de ellos es el que costó la vida al funcionario de la prisión de Nanclares de Oca (Álava) Máximo Casado Carrera, ocurrido el 22 de octubre de 2000 en su domicilio de Vitoria.

La Audiencia Nacional acaba de reabrir este asesinato perpetrado por ETA al colocar una bomba lapa con dos kilos de explosivos en los bajos del coche del funcionario Máximo Casado, de 44 años, que estaba estacionado dentro del garaje de la comunidad de vecinos del bloque en que vivía. Dejó viuda y dos hijos de 10 y 18 años.

La pista que puede conducir a los autores directos del crimen, de los que nunca se supo nada, es un manuscrito de los enviados por Francia y que figura dentro de los papeles que componen el llamado archivo de ETA.

Fuentes de las pesquisas han obviado dar detalles concretos del manuscrito para no perjudicar la investigación. No obstante, la Audiencia Nacional, a instancias del fiscal antiterrorista Marcelo Azcárraga, ha reabierto el sumario.

Según fuentes de la investigación, el Juzgado Central 3 de la Audiencia Nacional, que dirige la juez Carmen Lamela, es el que ha reabierto la investigación sobre el crimen del funcionario de prisiones, que era natural de Santa Elena de Jamuz (León) y llevaba 15 años trabajando en la prisión alavesa, donde era jefe de servicio.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional llegó a la convicción de que Zigor Bravo puso en la diana de ETA al funcionario porque antes del atentado se le vio frecuentar el domicilio de sus padres, en el mismo bloque de pisos en que vivía Máximo Casado. Esto le permitió facilitar a la banda información sobre su dirección, vehículo y ubicación en el garaje del inmueble.