Inicio Curiosidades La competencia en el tarot telefónico desploma los precios

La competencia en el tarot telefónico desploma los precios

noticias tarot

Las tarifas del tarot telefónico están en sus horas más bajas de los últimos años debido a la feroz competencia y al abaratamiento de costos.

Los tiempos en los que hacer una llamada a los servicios telefónicos de tarot costaba un ojo de la cara parecen haber quedado atrás definitivamente. Hoy en día, los nuevos modelos de negocio y sobre todo la gran oferta de que puede disfrutar el cliente han hecho estas llamadas muchísimo más asequibles. Se encuentran tarifas de apenas medio euro el minuto, algo impensable sólo hace algunos años.

El tarot telefónico está sujeto, como no podía ser de otra manera, a los mismos avatares, vaivenes y tendencias que cualquier otro negocio del sector de servicios. Lo que en su día comenzó siendo una posibilidad novedosa y exclusiva se ha convertido hoy en un negocio de perfil low cost, en el que las empresas que ofrecen sus servicios luchan por ofrecer los precios más competitivos.

Entre las dos grandes opciones para hacer florecer un negocio (tender a exacerbar las facetas premium o poner el acento en la bajada de los precios), el mundillo de la adivinación cartomántica por teléfono ha tendido a seguir la segunda vía. Así, entre los servicios que encontramos hoy en día, el tarot económico es la norma.

Por supuesto, esto no implica necesariamente empobrecer los servicios haciendo que estos sean de peor calidad. De nuevo, es la dura competencia por hacerse un hueco en este negocio multimillonario la que hace que sólo los mejores sobrevivan de entre los muchos que ofrecen sus talentos como tarotistas y videntes. ¿Cómo se consigue bajar precios sin que la calidad del servicio se resienta?

A la caza de la mejor relación calidad-precio

Otra vez encontraremos en el tarot telefónico los mismos procesos que han llevado a abaratar costos a muchas otras empresas de servicios. Hoy en día es difícil encontrar videntes particulares ofreciendo consultas de tarot telefónico por su cuenta. Prosperan las empresas medianas con numerosos tarotistas que aprovechan la economía de escala. Como ejemplo, cuesta lo mismo el anuncio publicitario de un tarotista independiente que el de un equipo de cincuenta telefonistas.

Los avances tecnológicos apuntan en la misma dirección, pues hoy una empresa puede obtener a mejor precio que nunca el equipo necesario para dar su servicio: una centralita y unos terminales de empresa (hoy en día smartphones). Es más, los agentes pueden trabajar desde su propia casa, sin necesidad de alquilar un local; el resultado es un servicio, además de más barato, más íntimo y personalizado, que prefieren tanto el tarotista como el cliente.

Además, las empresas lanzan a sus clientes ofertas económicamente muy interesantes, como packs de minutos o llamadas, cuentas de cliente o descuentos por pagar con tarjeta de crédito y otros métodos de pago seguro por internet. Se busca así una valoradísima fidelización del cliente que, a largo plazo, resulta muy ventajosa para cualquier empresa, sea de tarot barato o de cualquier otro sector, como afirman los gurús del moderno inbound marketing.

El cuarto factor que explica la reducción de los precios de las consultas actuales de tarot telefónico es la competencia pura y dura, decididamente feroz. Se calcula que en España hay unas 100.000 personas en el negocio del tarot telefónico, que factura unos 2.000 millones de euros al año. Mucho dinero, pero también muchas personas intentando llevarse un trozo del pastel…

El precio baja, los servicios se mantienen o mejoran

Ya hemos mostrado los factores determinantes que hacen bajar los precios de las consultas de tarot por teléfono de forma continua. Además, en un sentido inverso, la calidad del servicio no de desploma, sino que parece mejorar en términos generales cada día que pasa.

La clave parece ser una ética profesional más desarrollada en el sector. Aunque siguen apareciendo casos de estafas y timos, los nuevos empresarios del tarot telefónico, que muchas veces proceden de universos muy distintos, apuestan claramente por un servicio profesional y de calidad, convencidos de que es la clave para obtener, a la larga, mejores resultados que si basaran su aventura empresarial en el engaño y el despiste.

Seguramente esa nueva ética del empresario del tarot explique las observaciones de varios veteranos usuarios de las líneas de tarot telefónico. Consultando a varios de ellos, todos coinciden en señalar que en los últimos tiempos los tarotistas están mejor formados y son más educados (seguramente una directriz de sus superiores en cuanto al trato al cliente se refiere). Las esperas y desvíos de llamada se han reducido o desaparecido; los propietarios son conscientes de que pocas cosas ahuyentan a un cliente con más facilidad.

También abunda en la percepción de una mejora de la calidad del tarot por teléfono los servicios complementarios de estas empresas, decididas a marcar la diferencia a toda costa. Algunos gabinetes han ampliado sus actividades en dirección al ciberespacio, y no solamente a efectos publicitarios: los servicios gratuitos de chat y las videoconsultas, que pudieran parecer una competencia temible, son el realidad el complemento perfecto para el tarot telefónico barato… y de calidad.

Noticias del Tarot