Inicio Principal Grave intento de violación en Gijón que causa estragos en la ciudad

Grave intento de violación en Gijón que causa estragos en la ciudad

Policía-nacional-puentes-autovia-piedras-jovenes

Tres chicas que charlaban de sus cosas en la noche del pasado lunes en un banco junto a uno de los estanques de la plaza de Europa y un padre que paseaba con su hija por la zona lograron evitar una violación que estaba a punto de producirse, como se recoge en La Nueva España.

Los hechos ocurrieron el pasado lunes, en torno a las diez y media de la noche, cuando un hombre intentó violar a una mujer. El padre escuchó gritos de auxilio pertenecientes a una mujer, una vez que identificó al agresor, intentó inmovilizarlo. La mujer estaba tendida en el suelo, con los pantalones bajados, y el hombre encima de ella. La Policía llegó a escasos minutos de recibir el aviso.

El suceso fue relatado a través de las redes sociales por una de las jóvenes que presenciaron los hechos.

“Unes amigues y yo habíamos ido a charlar un rato a la plaza, sentándonos en un banco próximo a la charca que detrás tiene un seto alto que impide ver lo que hay al otro lado. Estuvimos allí hablando en torno a una hora hasta que anocheció, estábamos hablando en voz medianamente alta porque no había mucha más gente en el lugar”, relata esta testigo, para apuntar después que en un momento determinado de la conversación “oímos una voz, bastante baja” que pedía ayuda. “Al principio pensamos que se trataba de una persona sin techo que había elegido el lugar detrás del seto para dormir y que nuestras voces la estaban molestando, así que nos levantamos dispuestes a irnos a otro lugar”, explicó la joven en su cuenta de una red social.

Cuando empezaron a escuchar palabras como “déjame en paz” empezaron a preocuparse y se asomaron tras el seto por si alguien estaba reclamando ayuda. “En ese momento aparecieron un hombre y una chica (que debían de estar paseando por el lugar y lo debían de haber oído también) y se acercaron a preguntarnos si teníamos alguna idea de lo que estaba pasando. Juntos fuimos a ver qué había al otro lado del seto y nos encontramos dos figuras humanas: cuando me fijé mejor se veía a un hombre encima de una mujer, inmovilizándola de alguna manera”, según la testigo.