Inicio Nacional Doña Sofía humilla a la Reina Letizia de nuevo

Doña Sofía humilla a la Reina Letizia de nuevo

La Reina Letizia montó en cólera cuando supo que doña Sofía había ayudado a Iñaki a solucionar su última noche antes de entrar en la cárcel.

La Reina Letizia y Doña Sofia

La entrada en prisión de Iñaki Urdangarín no ha hecho más que aumentar el problema que se desató tras la instrucción del Caso Noos. Este asunto divide a la Familia Real y ya ha causado graves enfrentamientos. El último tiene como protagonistas a doña Sofía y la Reina Letiza. Si antes se llevaban fatal, con el último movimiento de la Reina Emérita la distancia es ya insalvable.

Pesadilla interminable

Tanto don Felipe como doña Letizia estaban deseosos de que se resolviera judicialmente el Caso Noos. El mismo significó el principio del fin para los ex duques de Palma y don Juan Carlos. Cuando se imputó a Urdangarín y a la infanta Cristina en la causa, salieron a la palestra documentos que mostraban muy a las claras que el Rey Emérito no era ajeno a las maniobras de su yerno. De hecho, existen ciertos correos electrónicos que el ex deportista intercambió con Corinna.

Doña Sofía cómplice de Iñaki

Iñaki Urdangarín llegó procedente de Ginebra a Madrid el día antes de entrar en prisión. En el aeropuerto le esperaban cuatro coches que se dedicaron a evitar que los periodistas pudieran descubrir dónde pasaría su última noche en libertad. Se montaron diferentes guardias en casa de algunos Borbones, como la infanta Elena o la infanta Pilar. Nada, por allí no apareció.

Se dice que Iñaki contó con el apoyo de doña Sofía para su última noche en libertad. Al parecer, la Reina Emérita habría preparado todo para que su yerno pudiera descansar antes de emprender el camino de la cárcel. En Zarzuela niegan que pernoctara allí. No hace falta, dado que doña Sofía tiene a su disposición diferentes propiedades que sirven a su propósito.

La cólera de Letizia

Y una vez ingresó en prisión, la Familia Real quiso transmitir una imagen de normalidad. La infanta Cristina acudió a su trabajo en Ginebra. Doña Sofía y su hermana Irene fueron a comer a casa de la Infanta Pilar. Por su parte, don Juan Carlos comió en casa de su hija Elena. En cuanto a los Reyes, estaban de viaje oficial en Estados Unidos. Bien lejos de la zona de peligro y creyéndose a salvo.

La Reina Letizia montó en cólera cuando supo que doña Sofía había ayudado a Iñaki a solucionar su última noche antes de entrar en la cárcel. Y es que, doña Letizia no entiende cómo a su suegra se le ocurrió semejante plan dado el perjuicio que los ex duques de Palma han causado a la Corona. La soberana interpreta el apoyo de la Reina Emérita a Urdangarín como una afrenta destinada a hacerle daño. Así las cosas, entre ellas es imposible tender puentes.