Inicio Noticias de León prohibido Quim Torra: simios independentistas y negreros catalanes

Quim Torra: simios independentistas y negreros catalanes

Los independentistas catalanes son bestias carroñeras, víboras, hienas. Bestias con forma humana, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con verdín. Con una tara en el ADN ¡Pobres individuos!” (Quim Torra, el turras).

Su pestilencia moral, vertida en cada individuo adoctrinado en el fascismo separatista puede devenir de su pasado esclavista: José Carbó, Pere Manegat, Gaspar Roig, Esteban Gatell, Joan Barba, Jaume Torrents, la empresa Casa Vidal Ribas, Gaspar Roig Llenas, primo de Joan Mas Roig, tatarabuelo del expresidente de la generalidad, Arturo Mas, Joan Maristani i Galcerán… hay unos doscientos nombres más de catalanes esclavistas, negreros, a alguno de los cuales los pestilentes independentistas y algún antisistema les han dedicado nombres de calles.

independentistas-simios-catalanes-negreros

En fin, desde mi percepción intelectual, no inferior a la del Sr. TORRA, tan ilustrado él (dicen sus secuaces, yo creo que es simplemente un imbécil), la burguesía catalana ha vivido siempre del esclavismo, del robo y de la extorsión al Estado y al resto de España. Y esa herencia moral pervive en el alma (perdón) de todos y cada uno de los siniestros independentistas.

Esas bestias carroñeras hablan de libertad vulnerando la Ley, de democracia conculcando todas y cada una de sus reglas, marginando, acosando y persiguiendo a quien osa, aun siendo catalán, simplemente disentir. Hitler es un aprendiz de dictador al lado de los siniestros políticos catalanes independentistas.

Determinan el derecho a decidir y lo demarcan geográficamente a su antojo, resultándoles incomprensible que alguien piense que ese derecho es un invento al mero servicio de sus designios siniestros.

En su estructura mental sicótica piensan ¿Cómo alguien puede cuestionar el derecho a decidir “de Cataluña”? Ooooh, un concepto tan básicamente democrático ¿Cómo puede cuestionarse? Les da igual que existan unas reglas Constitucionales, un marco legal, su propio estatuto, todo ello votado por ellos mismos y, en esa misma medida, sancionado por ellos como comunidad.

Pretenden seguir siendo los negreros y nosotros, los esclavos. Una coplilla de los mambises cubanos traída a Barcelona y popularizada por los lerrouxistas a principios del siglo XX, expresa bien la opinión que les merecían los esclavistas catalanes: “En el fondo de un barranco, canta un negro con afán: ¡Ay, madre, quién fuera blanco… aunque fuera catalán”. 

independentistas-simios-catalanes-negreros
Esclavos de la burguesía catalana

Son tan salvajemente retrasados en la percepción de la moral social que constituyen una raza a extinguir so pena de que, como virus sociales que son, contagien al resto de la “Comunidad”. Intentan algo así como perpetrar un planeta de los simios con dimensiones reducidas y pretensiones expansivas. Y es que decir “persona independentista” es un oxímoron.

Y todo, además, para ocultar precisamente el latrocinio de los descendientes del putiferio del Consejo de Ciento, cuna, por cooptación, de la Burguesía catalana.

Los independentistas catalanes son como una purulenta llaga en la sociedad mundial, jenízaros de un imbécil iletrado que los preside por delegación del mesías alemán, atrincherado en su tontería y en su vanidad insufrible, bajo una cofia capilar que debe estar pudriéndole el cerebro.

Juntos, repito, pretenden protagonizar la comunidad de los simios, a cuya cabeza están los simios ladrones, los simios fascistas y los simios descendientes de esclavistas.

Esos viven muy bien, como cigarronas vagas. Los demás independentistas, los “domados”, son simples simios de número, pero no lo saben. De momento. Son simios que invaden calles y playas con sus símbolos amarillentos como de diarrea con causa bilirrubínica.

independentistas-simios-catalanes-negreros

Homenaje a los valientes Catalanes Españoles, millones. Estamos aquí, no os preocupéis, habrá que reducir a los simios para que podáis ser libres.

Como en la peli y sin la semienterrada estatua de la libertad en una playa. A lo sumo, alguna crucecita amarillenta y olvidada. Ya queda poco.

 

 

independentistas-simios-catalanes-negreros
Imagen/el blog de Santiago González

 

Más noticias sobre Quim Torra

Firmado: El León Prohibido