Inicio Principal Había tonteo entre la profesora y el alumno de 15 años

Había tonteo entre la profesora y el alumno de 15 años

Llevaban viéndose al menos cinco meses y el tonteo por los pasillos era evidente según algunos profesores, pero el escándalo se ha destapado ahora.

Una maestra gijonesa de 34 años del colegio San Miguel, un centro católico y bilingüe ubicado en el barrio de Pumarín y dependiente del Arzobispado de Oviedo, ha sido apartada cautelarmente de la docencia por mantener una supuesta relación sentimental con un alumno del centro que cursa 4.º de la ESO, de 15 años de edad.

La profesora lleva tiempo vinculada al centro y nunca había dado problemas según fuentes cercanas al caso. La docente trabaja en Primaria por lo que actualmente no tenía vínculo laboral con el adolescente con el que supuestamente mantenía una relación.

Por el momento, los tutores legales del adolescente no han presentado denuncia por estos hechos que, de demostrarse como ciertos, podrían constituir un delito de abuso sexual, al tener uno de los protagonistas menos de 16 años.

No fue hasta el lunes cuando la dirección del centro, encabezada por Miguel Ángel Campos, reunió a todo el profesorado para transmitirles la medida adoptada contra la maestra y pedirles máxima discreción. No obstante, según ha podido saber La Nueva España, la supuesta relación entre profesora y alumno ya era algo de lo que se hablaba en algunos corrillos de profesores y que algunos padres intuían.

La denuncia llegó a la dirección del centro educativo la pasada semana, ante tantas “habladurías” y repercusión mediática, los responsables del colegio decidieron apartar a la profesora mientras se estudia lo sucedido. Una vez que se conozcan todos los detalles el colegio tomará una decisión definitiva.

A otros trabajadores del centro, sin embargo, les han encajado “algunas cosas” a raíz de estallar la noticia. En varias ocasiones se había visto al alumno acudir a ver a la profesora a la zona de Primaria, donde impartía clases. Incluso, en el colegio se habla de que el adolescente pedía en algunos momentos ausentarse de clase con alguna excusa e iba a Primaria a ver a la profesora ahora apartada. Conocedores del centro apuntan a que a la profesora, que podría acabar expedientada, “se le notaba mucho” con frecuencia “cierta actitud de tonteo” con otros alumnos de secundaria.

Versiones distintas

La dirección fue la encargada de poner los hechos en conocimiento de los tutores legales del menor. También se entrevistó por separado con ambos implicados, que ofrecieron versiones muy distintas. Acto seguido se activaron los mecanismos a su alcance y pusieron en conocimiento de Inspección Educativa toda la información de la que disponen actualmente y cuentan con el apoyo de la asociación de padres y madres. En principio, la dirección contaría ya con algunos indicios de que algo pasó entre ambos, a la vista del relato del joven.