Inicio León La gran polémica de los incendios de La Robla y de Sahagún

La gran polémica de los incendios de La Robla y de Sahagún

bomberos-incendio-incendios-leon

Hace cinco días, dos últimos acontecimientos en la provincia de León, pusieron entre dicho la profesionalidad y labor de los Bomberos de León.

EL INCENDIO DE LA ROBLA

El domingo, 20 de Octubre, sobre las 18:30 de la madrugada, se produjo un incendio en la localidad de La Robla, concretamente, en la avenida El Ferrocarril.

Según los informes recogidos por algunos medios de comunicación, los vecinos y voluntarios estaban ayudando a subsanar las llamas poco antes de que los Bomberos de León se personaron en el lugar, los cuales aunque no consiguieron evitar que la vivienda resultara calcinara, al ser una casa en mal estado y, pese a sus esfuerzos, sí lograron que el fuego no se expandiera a las casas colindantes.

La Robla

Tras controlar el fuego, los Bomberos de León dieron aviso a la Policía Local informando que seguía saliendo humo del interior de la vivienda, pero que era un hecho normal tras un incendio, y que al cabo de unas horas el humo cesaría, por lo que recogieron el material y volvieron al parque de bomberos.

El debate se ha abierto cuando tras irse los Bomberos de León, y dar la alerta porque seguía saliendo humo, los vecinos y voluntarios preocupados, avisaron de nuevo de que el fuego se había reavivado y tuvo que ser el personal del Ayuntamiento, junto con voluntarios de la Agrupación Local de Protección Civil los que consiguieron extinguirlo en su totalidad.

Fuentes de los Bomberos de León, han informado a este medio de que el incendio no se había reavivado, sino que era el humo resultante del incendio, por lo que lo único que hicieron los vecinos y voluntarios fue echar agua, que pese a ser necesario, el incendio ya estaba controlado, siendo la actuación de los bomberos correcta.

 

EL INCENDIO DE SAHAGÚN

Por otro lado, cuando los Bomberos de León se encontraban en el incendio de La Robla, llegó un aviso del 112 a las 22:16 horas de la noche, indicaba que se había producido otro incendio en una casa del municipio de Sahagún, cerca de el templo de San Tirso de Sahagún.

Al encontrarse éste equipo de bomberos en La Robla, fueron los Bomberos localizados de León (bomberos de guardia), los que se personaron en el incendio de Sahagún tras recibir el aviso a las 22:17, un minuto después que fuera recibido por el 112.

El aviso del 112 indicaba que en el interior de la vivienda se encontraban tres personas, que regresaban a casa después de dar un paseo por la villa.

Al lugar, se presentaron al Policía Municipal de Sahagún, la cual dio aviso, a las 22:23 horas, a los bomberos  de que los propios vecinos y los voluntarios habían controlado el fuego, por lo que su presencia no era necesaria.

Sahagún

Al cabo de unos minutos, los Bomberos de León volvieron a comunicarse con la policía para conocer el estado del incendio quien aprovechando la llamada de los bomberos les informa de que no no son capaces de sofocar el fuego, por lo que se requiere su presencia.

Los bomberos de León nuevamente salen del parque a las 22:39. Del mismo modo se avisa a los bomberos de Paredes y Villada.

Prácticamente a la par se personan los bomberos de León y los de Villada quienes sofocan el fuego pero al encontrarse la vivienda en bastante mal estado, deciden controlarlo para que no se expanda a las viviendas colindantes y no salvar la casa.

Es muy posible que se haya criticado al cuerpo de bomberos sin conocer las causas y motivos reales por los cuales este equipo humano que día a día da su vida por los demás acudió tarde a una emergencia, o no terminó correctamente de sofocar un incendio.

Es por ello, por lo Digital de León ha querido entrevistarse con los bomberos antes de difundir no sólo un ” los bomberos no llegaron a tiempo y dejaron que se quemara una casa” o ” no apagaron bien un incendio y los vecinos lo tuvieron que hacerlo por ellos”

Los Bomberos de León es un servicio fundamental para la provincia, donde sus actuaciones están justificadas, pero la población no conoce los motivos de sus decisiones, algo que conlleva noticias erróneas, prejuicios y disputas.