Denuncian a más de 200 mandos de la Policía por títulos de la Universidad Rey Juan Carlos

Un sindicato policial presenta otra denuncia por "posible fraude" contra la universidad que le dio el máster a Cristina Cifuentes en la Fiscalía de Móstoles.

Costaba 3.000 euros, se realizaba on line, tenía 16 asignaturas y duraba un año. Hasta 200 policías realizaron un curso en Criminología de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) para facilitar de manera «ágil y rápida» su acceso a puestos de nivel 30, (subdirector), el máximo nivel dentro de la administración pública, según ha confirmado un mando policial.

El origen de este curso está en una Resolución de un Juzgado de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional de 2012, en la que se ordenaba el cese del jefe superior de policía del País Vasco, Fernando Amo, por considerar que no contaba con la titulación exigida para ejercer su cargo.

Esa Sentencia, provocada por el recurso de un inspector contra ese nombramiento, propició que desde la Dirección General de la Policía, a cuyo frente se encontraba entonces Ignacio Cosidó, se llegase a un acuerdo con esa universidad, ahora enmarañada en el escándalo del máster de la Presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes. La idea, según fuentes policiales, era crear un grado habilitante para acceder a esos puestos superiores en el cuerpo.

“Era una manera de complementar nuestros estudios con un grado y un número determinado de créditos para poder cumplir el requisito de la titulación que se nos exigía”, asegura un policía que realizó el curso. “Nos preparábamos a distancia, pero los exámenes eran presenciales, además de presentar varios trabajos a lo largo del año y por cuatrimestres”, asegura.

El mar de fondo de esta historia es que durante mucho tiempo no se exigió en la policía una titulación universitaria, hasta que en el año 1986 se hizo obligatorio tener una licenciatura para ser Inspector de Policía. Los mandos de la Policía recurrieron a este curso, equivalente al Grado en Criminología, porque además la Ley de Personal de 2015 obligaba a disponer de un título de graduado o similar para acceder a puestos de alta responsabilidad. Es decir, «podían pasar de tener el bachillerato a un grado universitario en un año», según explica un portavoz de ASP.

El resultado es que “muchos inspectores se encontraban con algunos mandos (comisarios de la época anterior) que no tenían esa titulación que a ellos sí se les había exigido”, explican fuentes policiales. Desde la Dirección General de la Policía “se animó a la realización de ese curso tanto a no licenciados como a licenciados”. De hecho, hay policías licenciados que lo tienen porque “se hizo creer que había que tener ese grado específicamente con esa universidad para progresar dentro del cuerpo”, aseguran las mismas fuentes.

En todo caso, el curso en cuestión estaba avalado por la Agencia ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) del Ministerio de Educación, pero dejó de ofrecerse después de dos años porque dudaban de que fuesen suficientes esos créditos para otorgar el grado. En la misma Universidad Rey Juan Carlos existe hoy un grado en Criminología con cuatro años de duración y 240 créditos.

Según la denuncia presentada por el sindicato SAP en la Fiscalía esta semana, “el curso solo duró dos años y desapareció porque el Ministerio de Educación puso en duda su escaso contenido curricular y duración, pese a lo cual se concedía con su realización on line un título de grado universitario”.