Siete planes que los españoles han olvidado con el coronavirus

Siete planes que los españoles han olvidado con el coronavirus

- in Opinión, Top 10
2147434928 views
2147434956 views
niña abrazo

¿Cuáles son los planes que con el coronavirus más echamos en falta?

Qué lejos quedan determinados planes hundidos por el coronavirus, que en 2019 hacíamos sin darles la mayor importancia y cuánto de menos los echamos a día de hoy. La pandemia nos ha cambiado el modo de ver la vida, el modo de afrontarla. Hemos cambiado la percepción de lo qué es importante y lo que no.

Tras casi un año del inicio de esta pesadilla, valoramos mucho más las pequeñas cosas y nos detenemos a pensar sobre si realmente merece la pena realizar determinados comportamientos interiorizados o si es mejor administrar ese tiempo de otra manera. El virus nos ha arrebatado un tiempo muy valioso que sin duda, una vez termine este día de la marmota, recuperaremos. Hasta entonces hay determinados planes y situaciones que han quedado relegadas a un segundo plano o quizás, han desaparecido.

Estar en familia

La familia es, sin duda, el mayor pilar que tenemos. Estar con nuestros seres queridos se ha vuelto inviable por las restricciones y desde un punto de vista responsable. La pandemia nos ha privado de poder compartir las míticas comidas en familia en las que te reunías una o dos veces al año con todos y te ponías al día. Ya no te puedes pelear con tus primos por el último trozo de algún manjar que hace tu abuela. Ya no escuchas a tus padres y a tus tíos discutir sobre política, generalmente, durante la comida. Ya no puedes abrazar a ningún familiar y menos recibir cualquier tipo de afecto de tus abuelos por precaución. La pandemia nos ha hecho darnos cuenta, más si cabe, de lo más importante, que es la familia y que cuando todo esto termine, disfrutaremos cada instante de los nuestros recuperando el tiempo perdido.

abrazo familia

Ir al cine

Por muchos factores ir a ver un largometraje en la gran pantalla se ha convertido en un plan que cada vez atrae menos. El uso obligatorio de la mascarilla ha hecho pensar a más de uno si realmente merece la pena pagar casi diez euros por ver una película en estas circunstancias. Entre palomita y palomita, subes y bajas la mascarilla. Ya no se pueden realizar chascarrillos comentando la película (para algunos será positivo, para mí todo lo contrario). Además, ya no puedes sentarte con tus amigos o amigas en la misma fila ya que, cada dos o tres butacas hay que mantener una de separación.

Viajar

Viajar se ha convertido en una misión imposible. Muchos países requieren una o dos PCR para poder entrar y/o salir, otros como Reino Unido obligan a cuarentena en hotel de 10 días (aunque esto no se aplica a España). Además de esto, las diversas restricciones perimetrales en función de los casos notificados por la Covid, no ayudan a la hora de elegir destino. Unos posibles destinos que van incrementándose poco a poco gracias al avance en la vacunación de determinados países desarrollados. Este hecho podría hipotéticamente augurar la posibilidad de hacer viajes internacionales, pero hasta que no haya esa ansiada inmunidad de rebaño, me temo que los viajes no volverán a ser lo que eran antes.

viajar mascarilla

El cariño espontáneo en la calle

Esto no es un plan, pero es una de esas situaciones que con la pandemia se han olvidado. La mascarilla impide que haya cariño de una manera instintiva sin que esta esté de por medio. Los abrazos suelen ir acompañados del contacto de las mascarillas. Y si hablamos de besos, la tarea es mucho más complicada: mira a ver si no hay mucha gente a tu alrededor, bájate la mascarilla, acércate a la otra persona e intenta darlo en alguna zona donde no se encuentre la mascarilla.

Pero el nivel complicado está cuando tienes pareja. Prácticamente han desaparecido los besos en la calle por su complejidad. A lo anterior hay que añadir que la comunicación tiene que ser de otro planeta. Cuando te bajas la mascarilla, la otra persona debe saberlo para quitársela y que se produzca el beso. Si no ocurre, queda mal. Por todo esto, ojalá termine esto pronto y podamos demostrar cariño como antes, pero mejor que antes por lo que lo añoramos.

Salir a tomar algo

Salir a tomar algo se ha convertido en una situación de riesgo para muchos debido a la relajación que tiene la gente una vez se sienta en un restaurante o en un bar, y más si es en terraza. Nos pensamos que es ‘casa’, pero realmente, como nos han comunicado los expertos, es una ‘colmena del virus’. Todo ello contribuye a que ya no sea tan apetecible como antes, a que echemos de menos el simple hecho de estar tranquilos en una terraza tomando algo sin estar preocupados del virus. Estar en una terraza actualmente, es como estar conduciendo un coche. A pesar de que lo hagas bien, tienes que estar alerta de la gente que te rodea porque no todo depende de ti.

tomar algo covid

Ligar y salir de fiesta, el dúo extinguido

Ligar y salir de fiesta en estos días es casi impensable. El primero de ellos va ligado al anterior plan mencionado y al que le sucede a continuación. Sin ambos, conocer a alguien es muy complicado. El toque de queda ha esfumado las opciones de muchos y muchas para poder terminar con la sequía.

A día de hoy, la opción más viable, pero peligrosa es ligar a través de aplicaciones como Tinder. Una elección que tiene sus riesgos ya que no conoces a esa persona ni es alguien que conoce algún amigo cercano a ti. A esto se le suma, que estamos en un momento donde cuanto menos desconocidos conozcas, valga la redundancia, mejor. Por eso, muchos piensan que la mejor elección es quedarse en casa viendo series y contando los días que faltan para volver a nuestra antigua normalidad.

Por otro lado, la fiesta podemos decir que está en el ADN de la mayoría de los jóvenes españoles y viene de la mano de nuestra personalidad abierta (mucho más que la de nuestros vecinos europeos norteños). Este plan es inviable, al menos en la concepción de lo que era antes salir de fiesta, a pesar de que las discotecas se hayan adaptado a las circunstancias y a los horarios. Pero seamos sinceros, la mascarilla y la fiesta son antónimos. Nunca se van a llevar bien, aunque lo quieran pintar de lo contrario e intentemos creérnoslo por las ganas que tenemos de salir. Volver a salir de fiesta, como encontramos en la imagen inferior, tendrá que esperar todavía más, ¿cuánto? El tiempo dirá.

fiesta

Estos son siete de los muchos planes que, por desgracia, ya no se pueden hacer o, al menos, no como antes, no como en nuestra querida antigua normalidad. ¿Qué otros planes echáis de menos?

Por Adrián Pérez Ispizua

You may also like

Vetado el toque de queda a las comunidades autónomas

El toque de queda ha sido vetado a aquellas comunidades autónomas que lo solicitaron