Fuerte discusión en El Corte Inglés de León por una mascarilla

El corte inglés de león

Muchas personas acudieron este lunes 17 de agosto al centro comercial de El Corte Inglés de León para comprar. Siempre respetando las medidas de seguridad, uso de mascarilla y ¿distanciamiento social?.

Fuerte discusión en El Corte Inglés de León

Una lectora de Digital de León nos cuenta la fuerte discusión que vivió ayer, o lo que ella misma califica de «bochornosa e innecesaria situación«.

Según la propia protagonista, acudió al Centro Comercial de El Corte Inglés de León entorno a las 20:00 horas para comprar el material escolar. Entró en el edificio y recorrió la planta baja sin ningún percance, hasta que decidió tomar las escaleras mecánicas para subir a la cuarta planta, donde está la sección de material escolar.

La mujer se posicionó en las escaleras, esperó a que el chico de delante avanzada unos escalones para subir y así respetar el distanciamiento social. Y Así lo hizo, pero para su sorpresa, un matrimonio con su hijo se subieron pegados a ella, únicamente dejaron un escalón de distancia. Esta al ver que incluso el niño levaba mascarilla no dijo nada.

Sin distancia en las escaleras mecánicas

«No sería la primer vez que estoy a menos de un metro de alguien, no voy ha hacer un escándalo ni llamarles la atención por eso y más si veo que tienen mascarilla correctamente puesta», narra la mujer.

Mientras subían a la primera planta y la mujer pudo escuchar como el hombre comenzaba a quejarse de que odiaba que las personas se bajaran o quitaran la mascarilla para poder hablar por teléfono. Llamándoles irresponsable y otras palabras malsonantes. Acto seguido, su mujer le daba la razón e incluso alegaba que no entendía como en el propio Corte Inglés muchas personas se pegaban a otras sin mantener las distancias. A lo que la mujer se quedó estupefacta escuchando tales palabras a menos de un metro de ella.

Prosiguieron al segundo piso y la mujer se subió a la escalera, y de nuevo, por segunda vez le matrimonio y su hijo se subieron pegados a ella, eso sí no dejaban de quejarse. Aquí es cuando el momento se complicó.

«Yo estaba mirando hacia delante porque quería llegar cuanto antes a la cuarta planta, cuando de repente noté que alguien me daba un toque en el hombro». Se dio la vuelta y vio que había sido el hombre quien la recriminaba que no estaba respetando la distancia de seguridad con ellos y que se subiera unos escalones. La mujer notablemente molesta subió dos escalones y no dijo nada.

«Hijo tose a esa mujer, a ver si pilla el Covid»

Pero, llegaron al tercer piso, y de nuevo, el matrimonio y su hijo volvieron a pegarse a la mujer, ella ya no se creía lo que la estaba pasado. El hombre comenzó a atacarla verbalmente por detrás. «Aquí al gente hace lo que le da la gana, ni distancia ni nada, así nos va», replicaba. Mientras su mujer le daba toda la razón.

La protagonista no aguantó y le respondió al hombre que el que los que debían distanciarse eran ellos, que son los que han subido después de ella. Las replicas y el tono de voz del hombre fue en aumento, dejando asombrados a todos los de las escaleras mecánicas. Las voces se escuchaban a distancia, la mujer ya lo dejó pasar se dio la vuelta y se alejó de la pareja. Hasta que llegaron a la cuarta planta, la mujer se bajó de las escaleras.

El hombre de repente soltó lo siguiente: «Hijo tose a esa mujer, a ver si pilla el Covid y tiene más respeto, que ya tiene una edad». Acto seguido el niño hizo lo que el padre le pidió.

Algo insólito que marcó a la mujer. Por suerte para ella, un cliente de El Corte Inglés de León lo escuchó y le recriminó, ayudando a la protagonista a salir de la situación. Incluso se ofreció para acompañarla a denunciarlo ante el centro comercial, pero la mujer no quería más problemas, se dio media vuelta y se alejó. La mujer según nos cuenta piensa que el hombre estaba ya enfadado y molesto y lo pagó con ella, por lo que no quiso echar más leña al fuego.