Cantabria indignada por las «mascarilla-servilleta» de 150.000 euros

Cantabria indignada por las
@Tesoreru

Cantabria indignada por las «mascarilla-servilleta» de 150.000 euros.

A pesar de que una gran parte de la población se siente agradecida por la iniciativa del Gobierno Cántabro, también existe un cuantioso número de personas que han criticado el gesto.

Todo comienza cuando el Gobierno de Cantabria repartía 1.200.000 unidades de mascarillas.

Estas se enviaron por correo en paquetes de cinco en cinco, y conforme se iban recibiendo, las redes sociales se inundaban de virales críticas.

El motivo no es otro, según aseguran usuarios que las han provado, que: «las mascarillas no están homologadas y no protegen del contagio de Covid-19».

Además añaden en numerosas publicaciones que simplemente se trata de unas mascarillas higiénicas desechables, las cuales describen, quienes las han usado como «servilletas», ya que se tratan de simples mascarillas higiénicas desechables de un solo uso.

Cantabria indignada por las "mascarilla-servilleta" de 150.000 euros
@Tesoreru.

Su reparto comenzó el pasado sábado día 11 de abril, y la indignación de quienes se han pronunciado, no solo pone en duda la funcionalidad de las mascarillas, también atacan con el gasto económico.

Tanto es así que el más de millón de mascarillas han costado 150.000 euros, lo que ha provocado aún más enfado entre gran parte de los cántabros que las han recibido.

«No es una maravilla pero esto se acopla a las orejas»

Sin embargo, ante esta situación, el presidente Miguel Ángel Revilla, ha querido defender la actuación indicando que: «solo se trata de una solución temporal para salir del paso».

De igual manera, Revilla sostiene que la composición de las mascarillas son de una fiabilidad óptima para evitar el contagio por Covid-19.

Pero para estos cántabros la gota ha colmado el vaso. ha sido cuando el propio presidente, para quitar hierro al asunto pronuncia el siguiente comentario:

«No es una maravilla pero esto se acopla a las orejas. Lo vamos a regalar a la gente hasta que haya una mascarilla un poco más sofisticada; pero esta vale».

Mascarillas