Un padre denuncia el contenido sexual en un espectáculo infantil de León

MAGIA LEÓN SEXO NIÑOS ESPECTÁCULO

Indignación, críticas y enfados son los que han llegado a este medio tras uno de los espectáculos de magia organizados en León ayer día 26 de diciembre en el Auditorio de León de 21:00 a 23:00 de la noche.

Lo que prometía ser una actuación divertida, entretenida y cargada de humor para todos los públicos, se convirtió en una «obsesión sexual y gore» por parte de uno de los magos.

17 euros por cabeza es precio que pagó Carlos por lo que califica de actuación gore y obsesa sexual, pues el espectáculo giró de forma constante en torno al tema sexual, siendo los comentarios del mago «entre velados pero específicos»

  • «Hinchó tres globos, dos de ellos eran redondos y el tercero que tenía una forma más alargada, le sirvió para escenificar un aparato genital»
  • «Así se estira, así se estira, comentaba el mago mientras estiraba un objeto y hacía un gesto con sus dedos diciendo que esperaba no le preguntasen por la calle para que valían los dedos, porque valían para otras cosas…»
  • «Este plástico no penetra en la carne, es mejor penetrar de otra forma…»

«Constantes y continuos fueron los comentarios de este tipo durante todo el espectáculo, al tiempo que el mago realizaba gestos obscenos con la lengua.»

Muchos de los niños que habían acudido a ver la actuación de magia tenían entre 9 y 12 años aproximadamente.

Este medio no se hace responsable de las declaraciones realizadas por este espectador Carlos Rubio Romo

 

«Ayer acudí con mi familia al espectáculo de magia ofrecido por Miguel Ángel Gea y Merpin.»

La actuación de Miguel Ángel Gea

«La actuación del primero fue buenísima tanto por los trucos en sí como por la animación y el humor que utilizó.»

La actuación de Merpin

«Sin embargo, la actuación del que vino después arruinó lo que parecía ser una gran noche. Una magia ramplona, a años luz de la que acabábamos de disfrutar y, lo que es peor, trufado todo por un presunto humor chabacano, soez y grosero metido con calzador que enfrió a todo el auditorio.

En efecto, frente a un público lleno de niños, el tal Merpin descargó un zafarrancho de alusiones veladas y explícitas de alto contenido sexual.

Solo una mente con evidentes síntomas patológicos puede retozar en semejante basura. No se sabe muy bien ya si el presunto mago utiliza ese catálogo de zafiedades para descargar sus más que evidentes taras psicológicas, o quizá también para alejar la atención del público de su mediocre magia o, lo peor, para pervertir y escandalizar a los niños que por decenas poblaban ayer las butacas del Auditorio.

Para poner la guinda al pastel de porquería que este impresentable nos cocinó ayer, su último “truco” fue simular un corte de su brazo izquierdo con un cuchillo de grandes dimensiones y derramamiento de sangre. De esa guisa se paseó por el pasillo central del patio de butacas para que los niños pudieran “admirar” de cerca semejante disparate.

Si el público hubiera sido exclusivamente adulto y el espectáculo no se hubiera anunciado como un espectáculo de magia sino de otras cosas, pues allá cada cual con su dinero y su tiempo. Pero era un espectáculo de magia con familias y niños que solo querían pasar un buen rato.

Es una pena que un evento que ya ha adquirido merecida fama nacional e internacional haya contratado a semejante obseso.

Me permito utilizar su medio para expresar mi queja de padre y para exigir a la Organización que este pobre diablo no vuelva por León y que en posteriores ediciones la selección de participantes sea más rigurosa para no ofender al buen gusto. Ni se juega ni se negocia con la inocencia de los niños.

Si tú también deseas que tus opiniones se hagan públicas, puedes ponerte en contacto con nosotros o enviarnos tu escrito a [email protected]

Artículo de opinión 

Digital de León