Critican la situación laboral «insostenible» de los enfermeros del Centro Penitenciario de León

centro penitenciario

El Sindicato de Enfermería SATSE en León ha denunciado la situación «de presión laboral y enorme estrés» que continúan padeciendo los enfermeros que trabajan en el Centro Penitenciario de Villahierro en Mansilla de las Mulas (León).

En este sentido, han indicado que desde junio y debido a la falta de médicos, los enfermeros del centro se encuentran en «una situación muy comprometida» al permanecer solos en el centro penitenciario de lunes a viernes de 15.00 a 08.00 horas del día siguiente y las 24 horas los fines de semana y festivos.

Así, el médico permanece en su domicilio y sólo debe acudir al centro penitenciario cuando es requerido por el enfermero responsable para atender una cuestión de índole sanitaria o burocrática, explican fuentes de SATSE.

Los enfermeros en situaciones de urgencia vital se ven obligados a llamar al 112 para que los internos reciban atención médica lo antes posible, lo que conlleva que efectivos de servicio de Urgencias del Centro de Salud de Mansilla de Las Mulas, al ser el más próximo, deban desplazarse hasta el Centro Penitenciario, dejando descubierta la Zona Básica de Salud de Mansilla y saturando al 112. Actualmente, más de la mitad de los enfermeros del Centro Penitenciario de León está de baja médica por diferentes motivos.

Este hecho, unido a la elevada demanda de asistencia por parte de los internos, el elevado número de tratamientos psiquiátricos, las múltiples patologías que presentan y que requieren numerosos cuidados de enfermería, hacen que la situación se esté convirtiendo «en insostenible».

Asimismo, el sindicato denuncia que el director del centro sigue ignorando el problema de los enfermeros y «no reúne a los profesionales a pesar de haber insistido en la necesidad de mantener una reunión para reorganizar el servicio y buscar soluciones».

SATSE considera que se debe contratar personal médico y de enfermería para sustituir las bajas temporales y las jubilaciones. De igual manera, la presencia del médico en el centro debe ser continuada para no dejar a los enfermeros ante situaciones comprometidas y de la misma forma evitar la saturación de otros recursos sanitarios.