Y Maraña consigue su desfibrilador

La iniciativa promovida por el Albergue la Parada ha sido un éxito, la venta de las 700 pulseras “salvavidas” en poco más de un mes consiguen financiar las instalación de un desfibrilador.

En Maraña están de enhorabuena, más concretamente en el Albergue La Parada, donde el pasado mes de marzo se lanzaba una campaña de venta de pulseras “salvavidas” para financiar la instalación de un desfibrilador y convertir Maraña en un Espacio Cardioprotegido.
Desde el Albergue muestran su satisfacción por haber conseguido el objetivo en un periodo tan corto de tiempo, y anuncian ya cursos de utilización para el que sera a partir de ahora, un nuevo vecino en Maraña.

¿QUÉ SON LOS ESPACIOS CARDIOPROTEGIDOS?
Un espacio cardioprotegido es aquel lugar que dispone de los elementos necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos tras una parada cardíaca.
“Una parada cardiaca puede ocurrir a cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar”.
En España se estima que cada año se producen más de 30.000 paradas cardíacas, lo que equivale a una media de un paro cardíaco cada 20 minutos, ocasionando 4 veces más muertes que los accidentes de tráfico.
Más del 85% de las muertes súbitas son de origen cardiaco, el 90% de ellas se producen en entornos extrahospitalarios y tan sólo un 5% sobreviven sin secuelas.
La única forma de conseguir una mayor supervivencia es un tratamiento adecuado y precoz de las victimas a través de una correcta Resucitación Cardiopulmonar (RCP), y por consiguiente la necesidad de un acceso rápido y fácil a los Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA). Este acceso público a la desfibrilación realizado por personal no sanitario capaz de procurar a la victima asistencia antes de que transcurran los primeros minutos tras la parada cardíaca, es fundamental para aumentar las probabilidades de éxito de la reanimacion.
Un Espacio Cardioprotegido es aquel que cuenta con desfibriladores externos semiautomáticos de fácil acceso para los primeros intervinientes, para lograr la desfibrilación antes que hayan transcurrido el tiempo maximo recomendable desde que ha ocurrido el paro cardiaco.
El lugar donde debemos instalar y formar a primeros intervinientes se caracteriza porque existe un riesgo evidente de que se presenten paradas cardíacas, bien porque se concentren un número muy elevado de personas como en aeropuertos, estaciones de tren o de metro, casinos, centros comerciales, polideportivos, Hoteles, restaurantes, etc., o bien porque se encuentren personas de elevado riesgo, como por ejemplo en centros de actividades deportivas o para los pacientes cardiacos. O tambien por el hecho de ser inaccesible para los equipos de los Sistema de Emergencias Médicas, como son los aviones comerciales o en barcos, donde si en el vuelo o la travesía se presenta una fibrilación ventricular (FV) la muerte es inevitable si no se dispone de un DESA.