Los trabajadores de los autobuses urbanos culpan al Ayuntamiento de mantenerse “ajeno” al problema

Autobús urbano de León

Los representantes en la huelga de los trabajadores del servicio de transporte urbano de León de la empresa Alesa SAU culparon ayer al Ayuntamiento de León de mantenerse en un simple puesto de mediación en un conflicto que el consistorio “considera ajeno” y que ha llevado a convocar paros intermitentes de hora y media por turno de lunes a viernes hasta el próximo 24 de mayo.

Según los trabajadores, la única intevención que mantuvo el Ayuntamiento tuvo lugar en la reunión con el concejal de Seguridad y Movilidad, Fernando Salguero, a petición de los trabajadores, en la que el Ayuntamiento, mostrando su apoyo por la empresa y con el desconocimiento de la representación de los trabajadores, lavándose las manos, convocó a gerencia y recursos humanos, al interventor, al técnico del Ayuntamiento y al concejal de Hacienda, Agustín Rajoy, para decirnos que no a todas nuestras demandas”.

Para el comité de huelga, el papel que ha jugado por el Ayuntamiento es “decisivo”, ya que “ha propiciado el recorte del cinco por ciento del salario bruto del sueldo de los trabajadores, contemplado en sus planes de austeridad derivados de la crisis, planes que derivaron, no sólo en dicho recorte sino también la disminución de varios servicios de autobuses, afectando a unos 10 puestos de trabajo”.