El tremendo enfado de la ministra de Trabajo a la pregunta de un periodista

El tremendo enfado de la ministra de Trabajo a la pregunta de un periodista

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, explicó el jueves por la tarde desde La Moncloa las cifras de paro registrado. Este se ha incrementado en más de 300.000 personas, una cifra récord, por culpa del coronavirus.

Para evitar la destrucción de empleo, de acuerdo con la ministra, el Gobierno ha puesto en marcha el mecanismo de los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo). De estos, se han registrado ya más de 9.600, afectando a 620.000 personas.

Durante la rueda de prensa, en el turno de las preguntas telemáticas, un periodista planteó la siguiente cuestión:

“Ya hay cálculos de que con los ERTE nos podríamos ir a los seis millones de parados si finalmente estas empresas no logran superar la crisis. ¿Cuentan con esta estimación?”.

Díaz no salió de su asombro ante esta cuestión, y no pudo evitar mostrar su descontento con este planteamiento, que además reconoció haber visto en varios medios de comunicación.

El gran enfado de la ministra de Trabajo

“Bueno, yo me quedo perpleja porque observo que hay un enorme desconocimiento de cómo funcionan los ERTE. Estas cifras de seis millones, cinco millones, que a veces observo en los medios de comunicación, permítanme, que sé que son periodistas profesionales y especializados en esta materia: no hay ningún rigor en las mismas. Y observo que no comprenden la dinámica de los ERTE del Gobierno. Los ERTE no engrosan las listas de desempleo, sirven para evitar la destrucción de empleo. Por favor, seamos muy pedagógicos en esta cuestión”.

La ministra aseguró que “los ERTE cuestan y disponen de ingentes cantidades de recursos públicos en la prestación de desempleo y exoneración de cuotas profesionales”.

“Por tanto, no hay seis millones de desempleados, no los hay, ni sumando todos los ERTE”.

Además, recordó que “en los ERTE, las personas están de alta”, así como que las medidas del Gobierno impiden que se despida a nadie durante los seis meses posteriores a la finalización de los ERTE.

“Hay una deficiente comprensión sobre el funcionamiento de los ERTE”, aseguró.