Inicio Deportes ¿Un Madrid-Barcelona descafeinado?

¿Un Madrid-Barcelona descafeinado?

Imagen de El Mundo Deportivo

El clásico Barcelona – R. Madrid no desataba demasiadas expectativas, es más ,se hablaba de “un clásico descafeinado”. Pero jugando Messi y Cristiano, que no se toman ningún partido en broma, la cosa prometía.

El partido comenzó como a cámara lenta. Arriba presionaba el Barcelona y al Real Madrid le costaba llevar el balón al área contraria. Valverde puso a su mejor once. El Madrid, por su parte, dio descanso a Lucas Vázquez y metió a Bale.

El primer aviso culé fue una jugada entre Messi y Suárez. El Madrid se puso a presionar dejando un poco olvidada la defensa. Y allí llegó el Barcelona, metiendo el primer gol. Una jugada que comenzó con Sergio Roberto sacando la pelota y apoyándose en Luis Suárez. Sergio Roberto, con el campo libre, corrió, levantó la cabeza y se la puso a Suárez que remató batiendo a Keylor Navas.

El Madrid reaccionó rápido. Cristiano, con un taconazo dentro del área, se apoyó en Kroos que la colgó a la cabeza de Bale. El galés cabeceó hacia la portería sin mucha fuerza, pero allí estaba Ronaldo para marcar el gol del empate y dejándose medio tobillo. Ahora le tocaba sufrir al Barcelona. Cristiano estaba desatado y tuvo el 1-2 en sus manos, pero se encontró con un Ter Stegen que se le echó encima.

Después de algún que otro pique en el túnel de vestuarios, comenzó el segundo tiempo. Luis Suárez hizo una falta a Varane, que el árbitro tuvo que ver, pero dejó seguir la jugada. El uruguayo asistió a Messi que dribló en en área a todos los defensas del Madrid y metió el 2-1.

Valverde quitó a Iniesta, al que apenas se le vio durante el partido, metiéndo a Paulinho. Zidane respondió con otro cambio, Lucas Vázquez por Nacho. Messi tuvo en sus manos el tercero, aunque su disparo le salió algo centrado haciendo que Keylor parase el balón sin demasiado esfuerzo.

Dos minutos después el Madrid igualó el marcador con un disparo en la frontal de Bale. A partir de aquí se desató la polémica. El árbitro, Hernández Hernández, hacia el minuto 80, o no vio, o no quiso ver un penálti bastante claro de Jordi Alba a Marcelo, finalizando el encuentro sin que el Madrid tuviese la oportunidad de encontrar el tercero.

Hernández Hernández.

La prensa deportiva internacional ha puesto el foco en los graves errores del árbitro con titulares como, “José Hernández Hernández repartió decisiones polémicas a partes iguales”, “El joven árbitro no estuvo a la altura de un clásico muy caliente. Sus malas decisiones fueron numerosas”.