Jesús Calleja abandonó en su segundo Dakar, según publicó la organización de la carrera tras la etapa 7.

El montañero y comunicador leonés no pudo superar una etapa de pistas embarradas con su 4×4 de Jatón Racing, aunque probablemente la causa de su adiós venía de encadenar problemas y averías y perder horas de sueño. Porque antes de la etapa de descanso tuvo un repostaje defectuoso que le hizo perder horas, y también rompió parte de las ruedas.

“Todo empezó en la quinta etapa cuando, a 14 kilómetros de llegar a meta, se nos estropeó el motor y no podíamos repararlo. Nos tuvo que remolcar un camión que participaba en el rally y que iba entre 80 y 100 kilómetros/hora. Fue una sensación terrible, íbamos dando unos botes increíbles, saltando dunas y baches, pero aguantamos hasta el final. Luego pasamos nueve horas más en el enlace, remolcando el coche hasta el vivac” contaba Calleja al llegar a la etapa de descanso.

Pero los problemas posteriores fueron demasiados y tendrá que volver a plantearse otra participación para conseguir su gran objetivo en el automovilismo: acabar un Dakar.

Era la segunda participación del leonés en el Dakar. En 2011 también tuvo que abandonar en la undécima etapa. Esta vez se había preparado a conciencia durante toda la temporada y había participado en cuatro rally-raids: Abu-Dhabi, Baja Aragón, Baja California y Rally de Marruecos. Los había terminado todos.