Adiós a desvestirse en los controles de los aeropuertos gracias a esta innovación española

Cuando viajamos en avión, una de las cosas que más rabia nos da, a parte de los temidos retrasos y cancelaciones son las largas colas producidas en los interminables controles de seguridad, Más si cabe, que el pasajero que vaya delante de ti, o bien tú mismo te tengas que desvestir porque el arco haya detectado algo que no sabes qué y te toque hacer un «streaptease» delante de medio aeropuerto.

Pues bien, esta situación ha sido la que una empresa española trata de solucionar y puede que se acabe por fin los «temidos» desnudos para comprobar qué lleva uno escondido en el cuerpo.

Según José Luis Pérez Díaz, Catedrático de Ingeniería Mecánica de la UAH y coordinador del proyecto, se trata de “dos tecnologías para la inspección de personas en aeropuertos o puntos de control, o similar”. Ambas, denominadas X-Mesmerise y Z-Mesmerise, permitirán detectar desde armas y explosivos, hasta ampollas con amenazas químicas o biológicas sin requerir de ningún tipo de contacto con el individuo. Es el resultado de un trabajo de tres años para desarrollar “dos tecnologías complementarias”.

Dos sistemas para detectar objetos dentro y fuera del cuerpo

La primera de ellas, Z-Mesmerise, es la tecnología creada para detectar objetos adheridos al cuerpo. Con ella, se pretende sustituir al sistema tradicional de “cacheo”. Para ello, utiliza infrasonidos absolutamente inofensivos y capaces de detectar todo tipo de objetos peligrosos o ilícitos debajo de la ropa. Este sistema, según el coordinador del proyecto, no es perjudicial para el individuo. Según afirma, “el rayo Z es inocuo, no es más perjudicial que ir a una discoteca, por el ruido”, señala entre risas.

La segunda de las tecnologías desarrolladas es la denominada X-Mesmerise, orientada a la detección de cualquier objeto extraño que el individuo lleve dentro de su cuerpo. Para ello, utiliza Rayos X de alta resolución de energía múltiple y su dosis es “mil veces inferior a la de cualquier radiografía, lo que equivale a 20 minutos de estar volando en un avión, en el que recibimos rayos cósmicos; o a dos días de radiación natural”.

Otra de las novedades  es que este sistema no precisa tener un operario pendiente de una pantalla. Gracias a una alarma que se activa cuando se detecta un objeto extraño, sin generar una imagen de la persona. Solamente de la zona en cuestión. Este último detalle, explica José Luis Pérez Díaz, que “nadie ve una imagen explicita de la persona, por lo que se respeta su privacidad”.

Esta tecnología “está pensada para inspeccionar a algún sospechoso de llevar drogas o explosivos en el interior, para inspeccionarle de manera segura”. Además “se podría combinar con otros tipos de inspección y conseguir colas mucho más ágiles” en los controles de seguridad.

Con este nuevo sistema, se ahorraran tiempos en los controles además de facilitar la privacidad de los usuarios que se sometan a los controles.